martes, marzo 24, 2020

Minas olvidadas de Aragón


El Museo de Ciencias Naturales de la UZ ya tiene la primera entrada sobre las minas olvidadas de Aragón!
 

Hablamos de la Mina de los Carabineros, entre Sobradiel y Torres de Berrellén.

Santiago Guerrero, de Sobradiel, Ha mandado unas fotos de una explotación abandonada que se encuentra en la margen izquierda del Ebro, entre los términos de Sobradiel y Torres de Berrellén. José Izaguerri, también de Sobradiel, nos dice que se conoce como la Mina de los Carabineros. Se conservan los restos de un edificio, la entrada a la mina y una galería recta de unos 30 m donde aún se puede ver las vetas de halita (sal gema) que se explotaba.

Por el momento, no hemos encontrado referencias a esta mina en la literatura, por lo que hemos preguntado a Miguel Calvo, especialista en el tema. Nos ha prometido que iba a consultar sus notas, ya que no la conocía, pero nos adelanta algunas observaciones. Posiblemente el nombre local de la mina (Carabineros) se deba a que los carabineros eran los encargados de vigilar las minas cuando la sal se regulaba por medio de estancos. En Aragón existió este estanco desde el siglo XIV hasta 1870. Sería, por tanto, una denominación muy antigua. Miguel también apunta que la entrada está muy elaborada (como se puede ver en la fotografía), por lo que seguramente sea una mina de tipo La Real, es decir, una mina estatal. Como las que hay en Remolinos o en Torres de Berrellén, ambas se consideran LIG o Lugares de Interés Geológico (http://info.igme.es/ielig/LIGInfo.aspx?codigo=EBs040). La Mina de los Carabineros está aproximadamente a un kilómetro al Este del LIG de Torres de Berrellén. Tienes más imágenes en https://www.youtube.com/watch?v=s9SKtrXvNKY


Este es un buen comienzo: una mina olvidada y con diferentes nombres. Por supuesto, si sabes algo más de esta mina o de cualquier otra de Aragón, ¡contacta con nosotros! museonat@unizar.es
#MinasOlvidadasdeAragon #CienciaCiudadana #MuseonatEnCasa #ParaninfoEnCasa #CultivateEnCuarentena #EsteVirusLoParamoaJuntos

jueves, marzo 19, 2020

La datación por radiocarbono de restos de micromamíferos beneficia las ciencias arqueológicas

Los restos fósiles de pequeños vertebrados, como los roedores y las musarañas, conservados en yacimientos arqueológicos y paleontológicos, se utilizan para reconstruir los climas, los entornos y la historia de los asentamientos de animales en el pasado. Este conocimiento brinda una perspectiva histórica que puede ayudar a una mejor gestión de nuestro medio ambiente y nuestros recursos naturales, y mejorar las políticas de conservación de especies en peligro de extinción. Sin embargo, tales reconstrucciones pueden ser engañosas si no se garantiza la integridad de los depósitos, es decir, si hay mezclas de material de diferente cronología dentro de la misma unidad estratigráfica.

La evaluación de la cronología y la integridad de un sitio arqueológico (≤ 50,000 años) a menudo implica la datación por radiocarbono de materiales como el carbón, semillas o huesos. Debido a su tamaño reducido, los mamíferos pequeños generalmente no pueden fecharse directamente. Un equipo multidisciplinario de científicos del CNRS, el Museo Nacional de Historia Natural de París y otras instituciones internacionales, liderado por nuestro Aragosaurero Juan Rofes (MNHN/CNRS/UPD), ha logrado obtener fechados radiocarbónicos de los huesos de pequeños mamíferos procedentes de yacimientos arqueológicos que van desde el final del Pleistoceno hasta tiempos recientes. Al comparar estos resultados con fechas obtenidas previamente, se pudo comprobar la sincronía de los restos de mamíferos pequeños y grandes en ciertos depósitos. También se detectaron errores y anomalías en las cronologías establecidas previamente, lo que demuestra el interés de fechar directamente los restos de diferentes mamíferos. Estos resultados fueron publicados en la prestigiosa revista Journal of Quaternary Science el 6 de marzo de 2020.


Recuperados con frecuencia en sitios arqueológicos y paleontológicos, los restos de pequeños mamíferos, debido a su tamaño minúsculo, pueden infiltrarse en las capas subyacentes de las secuencias estratigráficas. Este proceso, posterior al depósito, afecta su integridad, y, por lo tanto, las interpretaciones científicas que provienen de él. Los métodos de datación disponibles hasta ahora requerían un mínimo de 60-200 mg de hueso para obtener resultados confiables, lo que impedía obtener fechas de un hueso aislado de vertebrado pequeño. 


En 2016, un método desarrollado en el MMHN, en colaboración con el Laboratorio de Ciencias del Clima y el Medio Ambiente de Francia, hizo posible obtener resultados igualmente confiables con cantidades mucho menores, del orden de 10 mg, para huesos bien conservados. Estos desarrollos recientes en la preparación de muestras de huesos pequeños (extracción de colágeno) y en la reproducibilidad de la medición de radiocarbono para pequeñas cantidades de carbono ofrecen la posibilidad de fechar de manera confiable elementos aislados de pequeños vertebrados: una mandíbula de musaraña, por ejemplo (ver Figura). Además, la espectroscopía infrarroja en modo ATR permite evaluar la conservación del colágeno antes de la ardua preparación de las muestras, a partir de un miligramo de hueso solamente. Ahora es posible saber si la muestra se puede fechar con éxito y si se deben tomar precauciones especiales durante la preparación.

Los autores dedicaron este artículo a la memoria de Anne Tresset (MNHN/CNRS), quien contribuyó la idea original de esta investigación y nos dejó en enero de 2019.


Referencia completa: J. Rofes, S. Cersoy, A. Zazzo, A. Royer, P‐Y. Nicod, V. Laroulandie, M. Langlais, Y. Pailler, C. Leandri, F. Leandri, M. Lebon and A. Tresset, 2020. Detecting stratigraphical issues using direct radiocarbon dating from small‐mammal remains. Journal of Quaternary Science (Early View): 1-9. ISSN 0267-8179. DOI: 10.1002/jqs.3193.


Enlace online: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/jqs.3193

miércoles, marzo 11, 2020

El ADN, Microtus arvalis y el cambio climático

Los aragosaureros Gloria Cuenca-Bescós, Juan Manuel López-García y Sandra Bañuls-Cardona han participado en un importante trabajo sobre el ADN de Microtus arvalis y el cambio climático en Europa. 
El ADN y el trabajo de muchos investigadores ha permitido analizar la respuesta del topillo común (Microtus arvalis) a los cambios climáticos del glaciar tardío y del holoceno temprano. Han sido 23 los autores que han contribuido para que Mateusz Baca, el líder polaco del proyecto pudiera por fin enviarnos la tan esperada noticia de “su artículo ya está online” Hacía varios años su mentor, Adam Nadachowski, nos había comentado la posibilidad de hacer un estudio del ADN de uno de los roedores más comunes en los yacimientos del Pleistoceno superior de Europa, y también en la actualidad. Estamos hablando del topillo campesino, Microtus arvalis.

¿Por qué publicar algo sobre este pequeño animal?

Al hombre le preocupa, como nunca antes, la evolución del clima en el mundo actual. El cambio climático puede generar eventos catastróficos y también extinciones globales, locales y reorganización de los ecosistemas marinos y terrestres. Conocer cuál es el impacto de los cambios climáticos abruptos, como el actual, es una práctica habitual en paleontología pues nos interesa conocer los cambios climáticos y paleoambientales en el pasado. Esto nos permite tener una visión a una escala mayor y desde una perspectiva que supera la mera observación del presente. Así que en este trabajo hemos usado el ADN antiguo para investigar el impacto de los cambios climáticos en el topillo campesino.

El escenario climático

El actual topillo campesino es una pequeño animal que vive en la Europa templada y algunas regiones de Asia occidental. Es estrictamente herbívoro y puede ser una plaga en los cultivos de regadío. Su principal característica observada en el estudio que estamos comentando es su adaptación a condiciones frías, ya que sobrevivió a los cambios climáticos de la última glaciación, o glaciar tardío, que abreviaremos con las letras LGM por las siglas de “Last Glacial Maximum” en inglés o último máximo glaciar en español. El LGM duró unos 15.000 años, desde los 30.000 hasta los 15.000. Para hacernos una idea del frío que debió hacer en las épocas más frías estamos hablando de cerca de 10 grados menos de temperatura en la Europa mediterránea. El paisaje sería de tundra en la mayor parte del interior peninsular, y se habla de gran aridez. Importante, también sobrevivió a los abruptos cambios climáticos que se sucedieron después del LGM.

La respuesta del topillo campesino

El análisis del ADN de más de 300 ejemplares fósiles obtenidos en 36 yacimientos paleontológicos y arqueológicos muestra que en España las poblaciones de Microtus arvalis se mantuvieron relativamente estables, mientras que en latitudes medias y altas de Europa hubo extinciones locales. Algo muy interesante ha sido saber que la fauna de las Islas Britanicas ha tenido también topillo campesino en algunos momentos del Pleistoceno. El posible escenario que explica su presencia en las Islas Británicas puede ser que el topillo campesino se haya expandido a Gran Bretaña durante el calentamiento tardío y luego el enfriamiento de Younger Dryas o la reforestación del Holoceno causó por su extinción local. La desaparición de la conexión entre las Islas Británicas y la Europa continental durante el Holoceno temprano puede haber impedido la posterior recolonización de la especie. Esto es interesante cuando se trata de catalogar especies invasoras en una región. Es posible que su extinción sea sólo local y temporal.

En España, la distribución de la diversidad genética en el tempo sugiere la continuidad de la población. No hubo extinciones locales. La vegetación esteparia, también continua, proporcionaba el hábitat favorito de Microtus arvalis. Sin embargo, en los últimos cuatro mil años se reconoce una presión creciente de los humanos sobre el paisaje como muestran el estudio del polen y de los micromamíferos. Las actividades humanas, que implicaban la deforestación mediante la quema, el pastoreo y el arado, eran muy desiguales espacial y temporalmente, pero claramente visibles en los registros palinológicos de la Edad del Calcolítico y del Bronce.

Otro aspecto interesante del estudio es el conocimiento biológico del topillo campesino y del topillo agreste, Microtus agrestis, una especie simpátrica y morfológicamente semejante. Las historias demográficas de ambos topillos se comparan con frecuencia. Estas especies, simpáticas dentro de la mayoría de sus rangos, difieren ligeramente en sus preferencias de hábitat. Los topillos campesinos generalmente prefieren ubicaciones más secas que las de los topillos agrestes, que prefieren condiciones más húmedas. Se ha planteado que esta diferencia en las preferencias del hábitat permitió que las poblaciones de topillos campesinos soportaran episodios fríos y secos, mientras que los topillos agrestes sufrieron reducciones drásticas de la población.

El articulo se puede descargar en:
Baca et al., 2020. Diverse responses of common vole (Microtus arvalis) populations to Late Glacial and Early Holocene climate changes – Evidence from ancient DNA. Quaternary Science Rewiews
https://www.sciencedirect.com/…/artic…/pii/S0277379119303889

miércoles, marzo 04, 2020

TÉCNICO PARA LABORATORIO DE CARTOGRAFÍA DIGITAL Y ANÁLISIS 3D

Adjuntamos euna oferta de empleo del Centro Nacional de
Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) que esperamos sea de
su interés.

CONVOCATORIA CONTRATACIÓN DE UN TÉCNICO PARA LABORATORIO DE
CARTOGRAFÍA DIGITAL Y ANÁLISIS 3D



Referencia

CARTOGRAF 02/2020


Fecha de publicación

02 de Marzo de 2020


Fecha límite

18 de Marzo de 2020
 

Más información:

https://www.cenieh.es/sobre-el-cenieh/empleo/cartograf-022020


martes, marzo 03, 2020

full-time position at Maastricht University

I'm seeking a Junior Researcher for a 3-year, full-time position at Maastricht University. This is part of the European Research Council-funded project "Trafficking Transformations" which will study the role that objects play in transnational networks (particularly criminal networks). Specifically, we will be looking at networks related to 3 types of things: antiquities, collectable wildlife, and *palaeontological material*. A qualified candidate with a background in palaeontology is especially sought as it is an expertise area that we don't currently have. I am happy to answer any further questions about the position and can share the grant documents and details with anyone interested. The position can support a visa, the project (and University) language is English, and the application deadline is 22 March.
 
 
 
Further, anyone with an interest in or past experience with palaeontological looting, forgery, or the illicit trade, or the development of policy: I'd love to speak with you during the course of this project. Please do not hesitate to contact me, I can tell you more about the project.
 

domingo, marzo 01, 2020

Los aragosaureros Gloria Cuenca, J.I. Canudo y M. Aurell entre los más citados del IUCA y de la Universidad de Zaragoza en el Google Scholar Citations. Gloria se encuentra en la posición 2644 de todos los científicos españoles... y eso que aún le queda cuerda para rato.
 
La pasada semana, fue publicada la 14ª edición del Ranking de investigadores españoles, investigadores que trabajan en instituciones españolas (España) y españoles que trabajan en el extranjero según sus perfiles públicos de Google Scholar Citations. Los datos de esta edición se recopilaron durante la segunda semana de febrero de 2020. Se han clasificado 76.000 perfiles, por índice h y por el número total de citas. La universidad de Zaragoza cuenta en total con 105 investigadores entre los 5000 más citados de Google Scholar. 


Los aragosaureros Gloria Cuenca, J. Ignacio Canudo y Marcos Aurell del Instituto de Investigación en Ciencias Ambientales (IUCA) son 3 de los 5000 investigadores españoles más citados en Google Scholar, según el último ranking elaborado por la Ranking Web of Universities. 

En este ranking Gloria Cuenca Bescós, con 6740 citas, en el puesto nº2644; José Ignacio Canudo, con 6035 citas, ocupa el puesto nº 2663 y Marcos Aurell, con 3110 citas, ocupa el puesto nº 4900, y eso que aún nos queda años para seguir. http://iuca.unizar.es/…/diez-investigadores-del-iuca-entre…/

lunes, febrero 10, 2020

Post-doctoral Fellow Paleontological Research Institution

POSITION AVAILABLE Post-doctoral Fellow
Paleontological Research Institution, Ithaca New York



The Paleontological Research Institution (PRI) is seeking a POSTDOCTORAL FELLOW for a TWO YEAR APPOINTMENT, with potential extension beyond this time. Start date September 1, 2020. The incumbent will be an employee of PRI, which is separate from but formally affiliated with Cornell University. Ph.D. is required within the last 3 years. Salary is commensurate with experience plus benefits. The incumbent will work on fossil gastropod systematics across the Cretaceous-Paleogene boundary, as well as other related projects, and will also have time for their own research. Knowledge of and experience with fossil molluscan systematics is required. Send letter of application, CV, and names and contact information of 3 references to Dr. Warren Allmon, e-mail wda1@cornell.edu. 


More information about PRI is available at www.priweb.org.

viernes, febrero 07, 2020

John W. Wells Grants-in-Aid of Research Program

This grant honors John W. Wells (1907 – 1994), past President of the PRI Board of Trustees, a long-time geology faculty member at Cornell University, and one of the world’s leading authorities on fossil and living corals.
PRI houses one of the largest collections of invertebrate fossils in North America, with particular strengths in Cenozoic mollusks from the Western Hemisphere, and marine invertebrates of the northeastern U.S., especially the Devonian of central New York.
 Applications should include a brief (one page) description of the research project, a budget justification and a letter of recommendation.
 Application deadline is February 15, 2020.
Please e-mail your application material to Dr. Gregory P. Dietl, Curator of Cenozoic Invertebrates at gpd3@cornell.edu.