jueves, enero 14, 2021

El ADN antiguo desvela los secretos del lobo huargo de Juego de Tronos

 El aragosaurero Pere Bover, investigador ARAID en el IUCA de la Universidad de Zaragoza, ha colaborado en un artículo sobre la paleogenómica del lobo gigante (Canis dirus) que ha sido recientemente publicado online en la revista Nature.


    Los lobos gigantes (Canis dirus) o huargos (según la ficción), que se han hecho famosos gracias a la serie de televisión Juego de Tronos, eran unos lobos de gran tamaño comunes en toda Norte América hasta hace unos 13.000 años, cuando posteriormente se extinguieron. Si bien análisis previos basados exclusivamente en morfología, habían llevado a los científicos a la conclusión que los lobos huargos estaban estrechamente emparentados con los lobos (Canis lupus), los análisis genéticos presentados en este trabajo sugieren que los lobos huargos se separaron filogenéticamente de los otros lobos hace unos 6 millones de años y son solo parientes lejanos de los lobos actuales.


    La secuenciación, por primera vez, de ADN antiguo de 5 muestras fósiles de lobo huargo de Wyoming, Idaho, Ohio, y Tennessee, con una cronología de entre 13.000 y 50.000 años, ha permitido analizar los genomas de esta especie junto con los de otras especies de cánidos tipo lobo. Los análisis han permitido demostrar que, de hecho, los lobos huargos y los lobos grises eran primos muy lejanos y sugieren, que al contrario que otras especies de cánidos que aparentemente migraron repetidamente entre Norte América y Eurasia, los lobos huargos evolucionaron solamente en América durante millones de años. Además, aunque los lobos huargos coexistieron con coyotes y lobos grises en Norte América como mínimo durante 10.000 años antes de su extinción, no se ha encontrado evidencia de que se hubieran reproducido entre ellos formando híbridos. 



    Este trabajo ha sido realizado por 49 investigadores de 9 países diferentes, liderados por investigadores de la Durham University (Reino Unido) junto con investigadores de la University of Oxford (Reino Unido), Ludwig Maximilian University (Alemania), University of Adelaide (Australia) y la University of California Los Angeles (E.E.U.U.).

Referencia del artículo:
Perri, A.R., et al. 2021. Dire wolves were the last of an ancient New World canid lineage. Nature. Publicado online el 13 de Enero de 2021.

https://www.nature.com/articles/s41586-020-03082-x

Imagen: Mauricio Antón/Nature.

Descripción: en algún lugar del sudoeste de Norte América durante el Pleistoceno Tardío, un grupo de lobos huargos (Canis dirus) se alimentan de un bisonte recién cazado, mientras que un par de lobos (Canis lupus) se acercan para intentar carroñear algo para comer.

miércoles, enero 13, 2021

Nuevos datos sobre los ecosistemas del centro de la península en el Cuaternario. La Cueva de los Torrejones (Guadalajara)

 La aragoasurera Gloria Cuenca ha participado en el reestudio de la Cueva de los Torrejones, un yacimiento clásico del interior peninsular con nuevas técnicas ha permitido analizar los cambios en los ecosistemas en tres momentos de la Prehistoria. Además Juan Fuentes Espinosa de la Universidad de Zaragoza ha realizado su TFG sobre la microfauna. El trabajo que acaba de publicarse en la prestigiosa revista Quaternary Science Reviews esta liderado por la investigadora Noemi Salas. Os adjuntamos la nota de prensa que han preparado los responsables de la investigación


El interior de la península ibérica cuenta con unas condiciones orográficas particulares que hacen que este territorio sea especialmente vulnerable a las oscilaciones climáticas del Cuaternario. Estas condiciones pudieron ser decisivas para las poblaciones humanas del Paleolítico en momentos críticos, por ejemplo, en la transición entre el Paleolítico medio y el Paleolítico superior o, dicho de otro modo, transición entre los neandertales y los humanos de nuestra propia especie.
 

La información que brindan los yacimientos paleontológicos es valiosa para descifrar las condiciones climáticas y ambientales representadas en cada uno de los yacimientos o estratos, como si se tratase de una fotografía, de cada momento preservado. Cuantas más fotografías tengas, mayor resolución cronológica se puede llegar a obtener, pudiendo reconstruir los cambios significativos en las condiciones climáticas y ecológicas a lo largo del tiempo, y averiguar cómo estas condiciones pudieron influir en las especies que habitaron esos ecosistemas, incluidos los humanos. Sin embargo, el registro arqueo-paleontológico sigue siendo escaso en el centro la península.

Un yacimiento clásico del interior peninsular es la Cueva de los Torrejones, localizado en la localidad de Tamajón (Guadalajara), el cual fue descubierto y excavado durante la década de los años noventa del siglo XX. Un nuevo equipo liderado por Nohemi Sala y Adrián Pablos, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), ha retomado los trabajos de excavación en esta cueva y ha reestudiado los restos recuperados en los años 90. Durante las últimas décadas, se han refinado las metodologías analíticas de excavación y estudio de restos, permitiendo precisar en las interpretaciones obtenidas. Recientemente, el equipo de investigación liderado por Sala y Pablos y formado por un nutrido número de investigadores nacionales e internacionales, ha publicado dos artículos en las revistas Quaternary Science Reviews y Radiocarbon con los datos obtenidos en estas nuevas investigaciones.  


Los resultados obtenidos han permitido la detección de, al menos, tres cronologías registradas en el yacimiento: el episodio más antiguo corresponde al periodo comprendido entre los 90.000 y los 70.000 años (entre los denominados Estadios Isotópicos Marinos MIS-5 y MIS-4) en el que la cueva fue utilizada como guarida de carnívoros. Las condiciones inferidas en este periodo apuntan a un clima templado y húmedo con un rico y variado ecosistema habitado por hienas, leopardos, rinocerontes y tortugas entre otros animales vertebrados. El segundo episodio está representado por una asociación faunística fechada en unos 30.0000 años y es indicativo de condiciones ambientales más frías y áridas compatibles con el empeoramiento del clima detectado previamente en el centro peninsular para estas cronologías. El último episodio corresponde al Calcolítico, datado entre 4.500 y 5.000 años aproximadamente en el que los humanos utilizaron la cavidad para acumular reiteradamente los cadáveres de sus difuntos. El análisis de ADN mitocondrial de un hueso del tobillo (Figura adjunta) de un humano datado directamente en 5.000 años de antigüedad, ha permitido asignarlo al haplogrupo K, originario de Próximo Oriente, que colonizó Europa occidental en el Neolítico.

Durante los próximos años, el equipo liderado por Sala y Pablos seguirá excavando yacimientos en la región de Tamajón para poder completar las páginas en blanco del registro paleontológico de esta inhóspita región.


Las excavaciones e investigaciones en la Cueva de los Torrejones están financiadas por la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, CENIEH y ERC MULTIPALEOIBERIA. En este trabajo han participado investigadores de las siguientes instituciones: CENIEH, Universidad Complutense de Madrid, Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos, IPHES, Universidad del País Vasco UPV/EHU, Universidad de Oviedo, Aranzadi, Universidad de Alcalá, Max Plank Institute y Universität Tübingen (Alemania), Universidad de Zaragoza e IGME. Además, han colaborado el GE Abismo y el Ayuntamiento de Tamajón.

Artículos:

Sala N., Pablos A., Rodríguez-Hidalgo A., Arriolabengoa M., Alcaraz-Castaño M., Cubas M., Posth C., Nägele K., Pantoja-Pérez A., Arlegi M., Rodríguez Almagro., M., Conde Valverde, M., Cuenca-Bescós, Arribas A., Gómez-Olivencia A. 2021. Cueva de los Torrejones revisited. New insights on the paleoecology inland Iberia during the Late Pleistocene. Quaternary Science Reviews 253, 106765.
Enlace al artículo: https://authors.elsevier.com/a/1cOn2-4PRxnnD

Pablos, Sala N., Arribas A. En prensa. Direct dating of the human navicular from the Cueva de los Torrejones (Guadalajara, Spain). Radiocarbon. doi: 10.1017/RDC.2020.92.

domingo, enero 10, 2021

Descubriendo la edad de muerte del saurópodo Galvesaurus

Galvesaurus es un dinosaurio saurópodo descrito por nuestro grupo de investigación en el año 2005 en la conocida localidad de Galve (Teruel) y dedicado a José María Herrero. Se trata de un dinosaurio encontrado en rocas del final del Jurásico con una antigüedad de unos 160 millones de años. En el museo de Galve se puede ver la mayor parte de los huesos conocidos como son las vértebras o los húmeros. Acabamos de publicar una investigación donde se estudia la paleohistología de Galvesaurus que ha permitido conocer la edad de su muerte.

La investigadora Celia Jurado ha liderado el trabajo que por primera vez estudia la paleohistología de Galvesaurus. Los huesos fósiles de este dinosaurio conservan perfectamente la estructura celular lo que ha permitido estudiarla en detalle. Entre los aspectos más importantes es que con esta técnica se puede conocer la edad de muerte de los dinosaurios. Al cortar los huesos fósiles y observarlos en microscopio podemos observar las diferentes etapas del crecimiento pudiendo diferenciarse si son juveniles, adultos y seniles, e incluso si el hueso no se ha alterado demasiado la edad en años del organismo cuando murio.

La paleohistología en vertebrados fósiles tiene la gran ventaja que pueden usarse esquirlas de huesos y no hay necesidad de destruir huesos, que en el caso de Galvesaurus son únicos. Los huesos de este dinosaurio fueron recuperados en su mayoría por José María Herrero y su  familia en la década de los 1980, haciendo nuestro equipo varias compañas de excavación que permitió recuperar algunas importantes piezas como el sacro o vertebras del cuello.

En este trabajo se ha realizado la palohistología de Galvesaurus a partir de esquirlas de huesos, fundamentalmente fragmentos de cuerpos vertebrales y costillas. Se ha observado que la composición original de los huesos (apatito) ha sufrido pocos cambios durante los millones de años que han estado enterrados. La estructura del hueso de Galvesaurus indica que era un individuo adulto, por tanto estaba en la madurez sexual, pero no hay datos que indiquen que fuera un ejemplar en época senil. La presencia de los arcos hemales fusionados con los cuerpos vertebrales eran un evidencia conocida del holotipo de Galvesaurus para proponer que era un individuo adulto. Por tanto dos evidencias diferentes indican la madurez sexual de Galvesaurus.

La referencia completa es:



Jurado, C., Bauluz, B., Castanera, D., Canudo, J.I. 2020. Paleohistología e historia fosildiagenética de dos saurópodos de la secuencia jurásica en la subuenca de Galve (Teruel). Revista de la Sociedad Geológica de España 33(2), 3-16.
El artículo de puede descargar en la web de la Sociedad Geológica de España
https://sge.usal.es/archivos/REV/33(2)/RSGE_33(2)_completa.pdf



jueves, enero 07, 2021

Assistant Curator (Invertebrate Paleontology or Paleobotany), Field Museum of Natural History, Chicago, Illinois, USA

 Assistant Curator (Invertebrate Paleontology or Paleobotany), Field
Museum of Natural History, Chicago, Illinois, USA/

Posting Date: 4 January 2021
Closing Date: 15 March 2021

The Field Museum invites applications for an Assistant Curator in the
fields of Invertebrate Paleontology or Paleobotany. This term position
has a probationary period of 3 + 3 years; after successful promotion to
the Associate level it is renewable every 7 years, according to the
Field Museum’s Policy Statement on the Curatorial Ranks. The start date
for the position is on or after January 1, 2022.

The Field Museum's Geology Section has a record of scientific excellence
in collections-based research, with current strengths in phylogenetic
systematics, functional morphology, paleoecology, macroevolution,
history and philosophy of biology, meteoritics, and cosmochemistry. Our
Fossil Invertebrate and Paleobotany collections are world class. The
Fossil Invertebrate collection is focused on the Paleozoic of the
Midwest with significant collections of the Pennsylvanian Mazon Creek
Lagerstätte, Devonian fossils from the Falls of the Ohio area, Silurian
reef fossils from the Chicago area, and Paleozoic echinoderms. The
Paleobotany Collection contains significant holdings of Late
Carboniferous fossil plants preserved as compression-adpressions,
permineralized peats, and within sideritic concretions. Cretaceous
through Paleogene floras are well-represented, including angiosperm
mesofossil assemblages from the Upper Cretaceous Raritan and Magothy
Formations. Substantial fossil palynological collections and comparative
extant pollen and spore preparations are also housed within the
Collection.

We are seeking a collegial individual with strong communication skills
who conducts innovative, integrative research that will complement and
broaden the section’s strengths. The successful candidate will be
expected:

 * to maintain an externally funded field and/or laboratory research
   program,
 * to contribute to building and using the Invertebrate Paleontology or
   Paleobotany collections, and
 * to participate in Museum exhibition, public outreach and education,
   and programmatic efforts.

We particularly value a commitment to equity and inclusion in the
context of museum-based research, curation, education, and outreach.
Close relationships with local universities provide opportunities for
participation in graduate and undergraduate training. A Ph.D. in a
relevant discipline must be held by the start of employment.

To apply and for inquiries, please
email:paleontology-search2021@fieldmuseum.org

1. a Curriculum Vitae;
2. a statement of research interests and career objectives;
3. a statement describing experience in and/or vision for increasing
   diversity and inclusion in a museum setting;
4. names and contact information for three people from whom letters of
   recommendation may be sought; and
5. copies of up to five relevant publications in PDF format.

Review of applications will begin on March 15, 2021.

The Field Museum is committed to equity, diversity, and inclusion in
science, and strives to create a working environment that is free of
sexual, racial, and ethnic discrimination, and that promotes human
dignity among all staff. As such, it is the policy of the Field Museum
to hire without regard to race, religion, color, national origin, age,
sex, sexual orientation, disability, or veteran status.

If you are a qualified individual with a disability or a disabled
veteran, you may request a reasonable accommodation. The Field Museum
strives to ensure that our career website is accessible to all,
including individuals with disabilities. Email us at
accessibility@fieldmuseum.org if you are unable or limited in your
ability to use or access our online application as a result of your
disability.

jueves, diciembre 17, 2020

Felicitación de Antoni Lacasa


Uno de los momentos que nunca fallan cuando llegan estas fechas es la felicitación de Antoni Lacasa con motivos navideños. 

Felicitaciones a todos y que el año próximo sea un poquito mejor, os deseamos desde Aragosaurus

lunes, diciembre 07, 2020

Nuevos datos sobre la paleobiodiversidad de los saurópodos en la transición Jurásico-Cretácico de España (Burgos)


El tránsito Jurásico - Cretácico en la península ibérica se caracteriza por la abundancia y diversidad de restos fósiles de saurópodos, habiéndose descrito algunos de saurópodos más conocidos como Aragosaurus, Galvesaurus, Turiasaurus etc. y sigue habiendo nuevos taxones que están por describir. Además están representados saurópodos primitivos y derivados, macronarios, diplodidocimorfos, en una biodiversidad no conocida en otros momentos en Iberia. Acaba de sumarse un taxón diferente, inicialmente asignado a aff Duriatitan, al haberse solo estudiado el húmero. Proviene del Titónico-Berriasiense de Burgos en un trabajo liderado por Fidel Torcida y en el que ha participado el aragosaurero José Ignacio Canudo. Os adjuntamos el resumen que han preparado nuestros compañeros del CAS.



Se acaba de publicar en Journal Iberian of Geology un artículo sobre un húmero de saurópodo recuperado en el yacimiento de Torrelara (Burgos). Los autores del estudio son Fidel Torcida Fernández-Baldor, director del Museo de Dinosaurios y director de las excavaciones de dinosaurios de la Sierra de la Demanda y C.A.S., Pedro Huerta Hurtado del Comité Científico del Museo de Dinosaurios, del Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas y de la Universidad de Salamanca y José Ignacio Canudo Sanagustín del Grupo Aragosaurus‑IUCA, Paleontología, Facultad de Ciencias, Universidad de Zaragoza. 


Se estudia un húmero (MDS-VPCR, 214) recuperado en el yacimiento Valdepalazuelos-Tenadas del Carrascal (Burgos, Spain). Geológicamente se sitúa en la base de la Formación Rupelo (Cuenca de Cameros) de edad Titoniense – Berriasiense. Esta formación se interpreta como depósitos lacustres-palustres con márgenes de bajo gradiente y cambios periódicos en el nivel del agua. MDS-VPCR, 214 es grácil y recto, presentando una mayor expansión mediolateral en el extremo proximal respecto al distal. La cresta deltopectoral está bien expandida anteroposteriormente y se extiende hacia la línea media de la diáfisis. La cabeza articular distal presenta en la superficie anterior los cóndilos radial y ulnar, de desarrollo semejante, y que dejan entre ellos un estrecho surco. La superficie articular distal no está dividida entre los cóndilos ulnar y radial; esta superficie se extiende hacia las superficies anterior y posterior del húmero. 

 MDS-VPCR, 214 presenta diferencias morfológicas significativas con los húmeros de los saurópodos ibéricos del tránsito Jurásico – Cretácico como son los turiasaurianos Losillasaurus, Zby y Turiasaurus, los macronarios basales Lourinhasaurus y Aragosaurus y los Titanosauriformes Lusotitan y Galvesaurus. Un análisis filogenético del MDS-VPCR, 214 lo relaciona con Titanosauriformes, probablemente un braquiosáurido basal afín a Duriatitan, un género inglés del Kimmeridgiense. Por esta razón, MDS-VPCR, 214 se asigna provisionalmente a aff. Duriatitan.

miércoles, noviembre 11, 2020

Nuevas huellas fósiles de dinosaurios y cocodrilos del Jurásico superior en Portugal


Un trabajo publicado en la revista Lethaia describe nuevas icnitas (huellas fosilizadas) en la costa oeste de Portugal. Los rastros pertenecen a dinosaurios carnívoros y saurópodos, y a cocodrilos que vivieron en esta zona durante el Jurásico superior, hace unos 150 millones de años. La investigación confirma la cuenca lusitánica como uno de los lugares del mundo con mayor número de tipos de huellas distintos en esta edad. 



La investigación está liderada por el aragosaurero Diego Castanera, investigador ‘Beatriu de Pinós’ del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y supone la continuación del trabajo desarrollado en colaboración con personal investigador de instituciones portuguesas e italianas sobre la colección de la Sociedade de História Natural de Torres Vedras. 

Las icnitas han sido recogidas en los acantilados de la costa oeste de Portugal (de Torres Vedras a Salir do Porto) durante los últimos 30 años y pertenecen a diversas formaciones geológicas cuya edad se sitúa entre el Kimmeridgiense y el Titoniense, hace entre 155 y 150 millones de años. El registro fósil portugués ha revelado en los últimos años el descubrimiento de importantes restos de dinosaurios terópodos (carnívoros) y de cocodrilomorfos que muestran una alta diversidad de ambos grupos.

En este trabajo, las icnitas se han estudiado con técnicas de fotogrametría y se han identificado cuatro tipos de huellas de dinosaurios terópodos cuyas formas y tamaños varían desde huellas pequeñas y gráciles (de menos de 10 cm) a gigantes y robustas (algunas más de 50 cm). Sin embargo, esta icnodiversidad no concuerda con la mayor diversidad mostrada por el registro osteológico (más de 10 tipos de dinosaurios terópodos reconocidos hasta la fecha).

En la colección también se ha identificado una huella de saurópodo (dinosaurio herbívoro de largo cuello y cola) y, por primera vez en Portugal, huellas de cocodrilo de tipo Crocodylopodus, previamente identificadas en otras partes de la península ibérica como Asturias y Soria. Además, se han reconocido icnitas de natación, que apuntan también a algun cocodrilomorfo como productor más probable.

En conjunto, estas nuevas identificaciones junto con los trabajos previos suponen que la Cuenca Lusitanica sea uno de los lugares con mayor número de tipos de huellas diferentes del Jurásico Superior junto a Asturias y USA.

Artículo original: Castanera, D., Malafaia, E., Silva, B., Santos, V., & Belvedere, M. New dinosaur, crocodylomorph and swim tracks from the Late Jurassic of the Lusitanian Basin: implications for ichnodiversity. 2020. Lethaia. https://doi.org/10.1111/let.12402


domingo, noviembre 01, 2020

Museum für Naturkunde is quite urgently seeking a new full-time paleo collections manager

The collections department at the Museum für Naturkunde is quite urgently seeking a new full-time paleo collections manager. It’s a 2-year position that could be extended to becoming permanent.

Note that German is required (and the job posting is unfortunately only in German), but so is English, and often good candidates for these types of positions are considered if they express the intent to learn German within a reasonable time, especially if they have prior experience in collections management.

Please note this is a full time technical position, ie not research. PhD not required.

Here and attached

https://jobs.museumfuernaturkunde.berlin/jobposting/8438940f3adfe64e494bae5e5dba67abdf857757