domingo, agosto 31, 2014

Un nuevo aragosaurero que va estudiar peces pleistocenos

Este año en la campaña del río de Atapuerca hemos tenido un nuevo participante. Ángel Blanco es un geólogo que ha empezado a hacer la tesis sobre los "peces" del Pleistoceno de diferentes yacimientos españoles. Tenemos un nuevo aragosaurero en un tema de investigación totalmente nuevo para el equipo. Pronto sabremos si los hombres del Pleistoceno ibérico comían los peces de río. Es un recurso fácil de conseguir, así que suponemos que sí, pero hay que demostrarlo.

Àngel Blanco, es licenciado en Geología por la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB) desde el año 2003. Ha realizado el Master en Paleontología experimental (UB) y el Master en Arqueología Prehistórica, Historia Antigua y Medieval en la UAB, estudios que finalizó en 2005 y 2012  respectivamente, el primero con un trabajo titulado: “Optimización energética y tamaño cerebral de   (Muridae, Rodentia) del Plio-Pleistoceno de las Islas Canarias, co-dirigido por el Dr. Moyà-Solà y la Dra. Doménech y el segundo con el trabajo titulado: “Ictioarqueología en el marco de la investigación arqueológica. Los ejemplos de los yacimientos de La Draga y el Castell de Montsoriu, dirigido por la Dra. Saña.

En la actualidad, su campo de trabajo abarca el estudio de la ictiofauna tanto durante el Pleistoceno peninsular con yacimientos como Atapuerca, Barranco León, Fuentenueva 3, Baza y Pinilla del Valle entre otros y durante la protohistoria y época histórica con yacimientos de edad neolítica (La Draga), ibérica (Mas Castellar de Pontós) o medieval (Castell de Montsoriu y Castell del Catllar)

viernes, agosto 29, 2014

Los últimos dinosaurios de Europa se encuentra en Huesca

El diario del AltoAragón de Huesca ca 10 de Agosto publica un especial sobre Huesca. Ese día es la festividad de San Lorenzo, día grande de las fiestas de la ciudad. Este año nuestro aragosaurero ha publicado un artículo en este especial sobre los dinosaurios de Huesca, o como los conocemos "los últimos dinosaurios de Europa". Os dejamos el texto y en enlace al pdf.

Los monstruos y los gigantes forman parte de ese mundo fantástico que tenemos en la cabeza y que en muchos casos los humanos hemos querido ver en los fósiles. Un buen ejemplo cercano se cita durante la construcción de la ermita de San Jorge en 1554. Diego Aynsa, en su libro “Fundación, excelencias, grandezas y cosas memorables de la antiquísima ciudad de Huesca” cita presencia de grandes huesos en el lugar donde se construyó. Cuando se escribió esta referencia  hace varias siglos no se conocía los dinosaurios, ni tan siquiera en muchos casos el origen orgánico de los fósiles. En la actualidad leyendo esta vieja cita podríamos pensar que habían encontrado algunos huesos de dinosaurios, teniendo en cuenta lo habitual que es asignar los huesos fósiles con estos vertebrados. Se trata de una consecuencia más de la dinomanía que nos invade. Sin embargo, esto no puede ser porque la ciudad de Huesca se encuentra en rocas del Terciario, formadas muchos millones de años más tarde que se extinguieran los dinosaurios. Seguramente esos grandes huesos descubiertos en San Jorge serían de grandes mamíferos extinguidos que vivieron hace más de 20 millones en la Hoya de Huesca.

Para buscar los dinosaurios oscenses es necesario desplazarse a algunas partes del Prepirineo, donde los grandes movimientos de plegamiento de la corteza terrestre ha permitido que afloren rocas antiguas del Cretácico. Los yacimientos con estos colosos se encuentran en una franja que recorre de este oeste desde Arén hasta Campo afloran las mismas formaciones geológicas que en el Pirineo catalán son bien conocidos por sus fósiles de huesos y huevos de dinosaurios. La importancia científica de los dinosaurios de Huesca es enorme, son los que tienen más transcendencia internacional en Aragón. Sirva como ejemplo que se han publicado más de 100 trabajos científicas sobre ellos, algunos en las revistas más importantes de Paleontología. La razón de este interés es que se tratan de los dinosaurios más modernos de Europa. Como bien saben nuestros lectores, la mayor parte de los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años (límite K/T) posiblemente  coincidiendo con la caída de un gran objeto extraterrestre. Hay pocos lugares del mundo donde tengamos el registro geológico de este intervalo temporal con dinosaurios. El Pirineo de Huesca es uno de esos lugares. Hemos podido documentar con precisión hasta el momento en que vivieron los dinosaurios, y a partir del momento en que se extinguieron.

Pero la historia de los dinosaurios oscenses es moderna. Solo hace 30 años, en la primavera de 1994, Nieves López Martínez se puso en contacto conmigo y con Gloria Cuenca, también profesora de la Universidad de Zaragoza para informarnos de un hallazgo en Arén que nos podía interesar. Junto con Gloria formábamos el embrión del grupo de investigación Aragosaurus-IUCA. Una de nuestras líneas de trabajo era la investigación de los dinosaurios en Aragón, hasta ese momento centrada en los dinosaurios turolenses. Hasta ese momento no se conocían restos de dinosaurios en Huesca, sin embargo éramos consciente que podían encontrarse.   

Hay proyectos que marcan personal y científicamente como son los dinosaurios de Arén. Desde el principio la buena sintonía con el ayuntamiento y la decidida ayuda económica de la DGA permitió abordar un proyecto complejo como la excavación de los yacimientos de Blasi en el término municipal de Arén. Los fósiles se encontraban en una roca muy dura y sin acceso con vehículos. Pero los problemas se fueron solucionando, se construyó un camino y se desarrolló una nueva técnica de excavación más cercanos al trabajo del cantero. Usamos amoladoras, martillos pilones y otro material pesado, si el lector nos hubiera visto, la imagen tendrían poco que ver con el paleontólogo de las películas. Con el trabajo de colegas y muchos voluntarios durante cinco años recuperamos cientos de huesos de vertebrados de seis yacimientos distintos. Fueron necesarios cientos de horas de trabajo en el laboratorio para ir separando matriz de los fósiles. Entonces comenzaba el trabajo del investigador en el laboratorio.

La mayor parte de estos huesos descubiertos en Arén pertenecen a hadrosaurios, los popularmente conocidos como “dinosaurios picos de pato”. Se trata de unos dinosaurios comedores de plantas caracterizados por tener cientos de dientes en su mandíbula. La mayor colección proviene del yacimiento Blasi 3. Prácticamente están representados todos los huesos del esqueleto, incluyendo el cráneo. El estudio detallado permitió descubrir que no había ningún otro hadrosaurio igual en el mundo, por eso lo pudimos nombrar como Arenysaurus ardevoli. Se trataba del primer dinosaurio del Pirineo aragonés y de esta manera es conocido mundialmente. Al que escribe le da un poco de rubor de referirme al segundo hadrosaurio de Arén, en este caso del yacimiento Blasi 1. Es un ejemplar menos completo, pero tiene huesos tan importantes como la mandíbula. El nombre que le dieron los colegas fue Blasisaurus canudoi, ya se pueden imaginar a quién está dedicado. Cuando empiezan a dedicarle nombres de dinosaurios a los investigadores es que están cerca de jubilación, espero que no sea el caso. Blasisaurus también es un hadrosaurio pero diferente a Arenysaurus en algunos caracteres del cráneo. Por tanto en Arén hay descritas dos especies diferentes de dinosaurios, mérito que tienen pocas localidades españolas. Además se encontraron dientes de dinosaurios carnívoros de pequeño tamaño, al menos hay cuatro tipos distintos. Serían parientes de los famosos Velociraptor conocidos por Parque Jurásico, pero poco más podemos decir. En uno de los yacimientos de Arén (Blasi 2) también hemos encontrado cáscaras de huevo de dinosaurio y de cocodrilos. Son solo fragmentos aislados recuperados en el lavado-tamizado de varias toneladas de sedimentos, pero esperemos que con un poco de tiempo podamos encontrar los huevos enteros.

A finales de la década de los 2000 recuperamos dos cráneos de cocodrilos en rocas de 66 millones de años. Se trata de un descubrimiento excepcional, al ser los primeros que se encuentran en nuestro país en rocas cercanos a la extinción de los dinosaurios. Como cabía esperar se trataba de dos nuevos taxones, uno de ellos lo llamamos Arenysuchus y tuvo una gran transcendencia en prensa al representar una especie que nos informa sobre los primeros pasos en la evolución de los cocodrilos modernos. El segundo lo hemos nombrado Allodaposuchus subjuniperus. Se trata de un maravilloso un cráneo prácticamente completo. El nombre del género ya era conocido y pertenece al grupo que forma el origen del linaje del que descienden todas las especies actuales de cocodrilos, gaviales, aligátores y caimanes.

Si he logrado interesar al lector con el relato, sin duda le gustaría poder conocer un poco más y además poder ver los fósiles. El Museo de los últimos dinosaurios de Arén ocupa un edificio de tres plantas (el antiguo ayuntamiento) en el casco antiguo de la localidad. La primera planta tiene en su entrada unas icnitas marcadas en el suelo que terminan en la reconstrucción de Arenysaurus. Hay videos donde se explica cómo se recuperaron los restos, se pueden ver algunos de los huesos más espectaculares como es una cola articulada. Si además nos apetece conocer “in situ” donde se excavaron los fósiles, hay un pequeño recorrido, de una hora o un poco más, que sube al yacimiento donde hay paneles explicativos y las reconstrucciones de los huesos tal y cómo se encontraron.  Incluso nos podemos animar a visitar un yacimiento de icnitas de hadrosaurios muy cerca del pueblo. Se trata de una experiencia única poder disfrutar de los dinosaurios en el mismo lugar donde se encontraron y visitar un rincón precioso de nuestro Pirineo.

Fotografías. Se pueden descargar Aquí :Cuando se pincha en la imagen, hay una opción de máxima calidad (arriba y a la derecha)[Descarga el PDF relacionado]

miércoles, agosto 27, 2014

El pterosaurio que era... una tortuga

Toca un poco de cotilleo paleontológico. Os contamos la historia. Hace pocas semanas los investigadores G. Grellet-Tinner y V.A. Codrea, V. A. publicaron en la prestigiosa revista Gondwana Research la descripción de un nuevo pterosaurio que denominaron 'Thalassodromeus sebesensis'. El holotipo es un resto fragmentario supuestamente de un cráneo de pterosaurio proveniente del Maastrichtiense del este de Europa. Los autores lo han clasificado como un tapejárido, lo que significa que 'Thalassodromeus sería un fósil fuera de tiempo y de lugar. Los tapejáridos son unos pterosaurios descritos en el Cretácico Inferior de Brasil, aunque también recientemente se han citado en el Cretácico Inferior de España.

Teniendo en cuenta que se trata de un resto muy fragmentario, entre los especialistas en pterosaurios rápidamente han entrado dudas si estaba bien identificado y clasificado. Se puede consultar la polémica en la web de Mark Witon

La replica preparada por varios investigadores, liderados por G. J. Dyke defiende que el supuesto fragmento de cráneo de tapejárido, es en realidad un fragmento del plastrón de una tortuga. La diferencia es sustancial, pero viendo la figura que ha preparado Dyke parece que sus argumentos son bastantes convincentes. Se puede ver en la fotografía la gran similitud del supuesto fragmento de cráneo con el de un plastrón de tortuga de la misma formación. Cuando vimos la publicación de Gondwana Research nos pareció bastante arriesgado asignar el fragmento que figuraban a un pterosaurio. No había argumentos convincentes que lo respaldarán. La revista Gondwana Research es una revista de alto índice de impacto, pero parece que se le cuelan trabajos con grandes errores. Esto no es raro, y ya lo hemos vivido nosotros recientemente.

Pero no nos desviamos de la noticia. El argumento usado por Grellet-Tinner y Codrea para contestar a los tortugueros es que Dyke y colegas no han visto el material fósil. Según se explica en el blog de Witon, no lo han podido consultar, porque no se lo han dejado ver con escusas que se estaba estudiando. Este es un tema que se repite una y otra vez en algunas instituciones que guardan fósiles. El material se deposita en una institución-museo porque las normas lo exigen, de manera para que otros investigadores puedan revisarlo, pero cuando pides permiso para verlo, todos son problemas…. es que forma parte de una tesis, es que no se puede ver porque es mal día… Precisamente esa es la diferencia con las colecciones privadas, la accesibilidad de los investigadores a fondos que ya están citados en revistas científicas. Se puede seguir el enfado de nuestros colegas en la web de Witon. Sin duda la polémica continuará, pero nos parece que la vida de  Thalassodromeus sebesensis va a ser muy corta


-Codrea, V. A., Grellet-Tinner, G. (2014). Reply to Comment by Dyke et al. on "Thalassodromeus sebesensis, an out of place and out of time Gondwanan tapejarid pterosaur" by Grellet-Tinner and Codrea (July 2014)"  Gondwana Research. IN PRESS

Dyke, G. J., Vremir, M., Brusatte, S., Bever, G., Buffetaut, E., Chapman, S., Csiki-Sava, Z, Kellner, A. W. A., Martin, E, Naish, D, Norell, M, Ősi, A, Pinheiro, F. L., Prondvai, E, Rabi, M, Rodrigues, T., Steel, L., Tong, H, Vila Nova B. C. Witton, M. (2014). Thalassodromeus sebesensis-a new name for an old turtle. Comment on" Thalassodromeus sebesensis, an out of place and out of time Gondwanan tapejarid pterosaur", Grellet-Tinner and Codrea. Gondwana Research. IN PRESS.

- Grellet-Tinner, G.,Codrea, V. A. (2014). Thalassodromeus sebesensis, an out of place and out of time Gondwanan tapejarid pterosaur. Gondwana Research. IN PRESS


viernes, agosto 22, 2014

Novedades en el Museo de los Mares Paleozoicos

Desde el 15 de agosto, los visitantes del Museo de los Mares Paleozoicos, en Santa Cruz de Nogueras (Teruel) encuentran ampliada su exposición sobre la vida en los mares paleozoicos, con nuevos ejemplares de fósiles de muy difícil conservación o que no eran muy frecuentes en las asociaciones marinas del entorno. Se exponen ejemplares espectaculares de crinoides  perfectamente articulados. También las placas óseas de pequeños peces acorazados o las espinas de las aletas de peces acantodios. Uno de los fósiles más llamativos es la concha  de un gran cefalópodo endocérido, dentro de un canto rodado del Terciario del Villar de los Navarros.

El Museo de los Mares Paleozoicos de Santa Cruz de Nogueras tiene como objetivo divulgar el patrimonio geológico y natural a partir de la exposición permanente “La vida en los mares paleozoicos” en la que se ilustran los principales grupos de fósiles presentes en las rocas de esa parte de la sierra de Cucalón y sirve para mostrar las características ecológicas de esos ambientes.

A pesar de su reducido espacio, cuenta con infinidad de fósiles originales de la época en que toda la zona de la sierra de Oriche estaba cubierta por el agua de mar. Las rocas de estas sierras de la Cordillera Ibérica guardan un registro excepcional de los animales marinos que vivieron entre el inicio del periodo Ordovícico (hace 488 millones de años) y el final del periodo Devónico (hace 360 millones de años).






Más información en:

http://mpblasco.jimdo.com/inicio/lugares-de-inter%C3%A9s/el-museo/

[Descarga el PDF relacionado]

jueves, agosto 21, 2014

Puesto de trabajo de profesor de Paleontología en la Universidad de Michigan

The Museum of Paleontology and the Department of Earth and Environmental Sciences at the University of Michigan are searching for a tenure-track faculty candidate in the field of Paleontology. 

This is a university year appointment with an expected start date of September 1, 2015. We anticipate an appointment at the assistant professor/assistant curator level, but applications at other levels will be considered. We seek applicants who have broad research and teaching interests within developing areas of evolutionary or environmental paleobiology, including, but not restricted to, macroevolution, interactions of developmental biology and evolution, extinction dynamics, paleoecology, organismal paleobiology, and biotic responses to global change. The Museum and Department will consider outstanding applicants in any of these areas. Taxonomic expertise is expected, but the specific area is open.

The successful candidate is expected to establish a leading research program and contribute to both undergraduate and graduate teaching. The appointment in the Museum of Paleontology involves shared curatorial responsibility for a major research collection, now on the threshold of significant enhancement of its online footprint. Applicants must have a PhD and should submit a CV, a statement of current and future research plans, a statement of teaching philosophy and experience, evidence of teaching excellence, and names of at least four persons who can provide letters of recommendation.

Further information about the Museum of Paleontology and the Department of Earth and Environmental Sciences can be found at: http://www.lsa.umich.edu/paleontology/ and
http://www.lsa.umich.edu/earth, respectively.
To apply please go to http://www.earth.lsa.umich.edu/paleofacultysearch/newapplicant, complete the online form, and upload the required application documents as a single PDF file. If you have any questions or comments, please send an email message to: Michigan-paleosearch@umich.edu.

The application deadline is October 31, 2014 for full consideration, but applications will continue to be reviewed until the position is filled. Women and minorities are encouraged to apply. The University is supportive of the needs of dual-career couples. The University of Michigan is an equal opportunity/affirmative action employer.

jueves, agosto 14, 2014

Roedores tuneados

La evolución de las especies y las relaciones de parentesco entre unas y otras se basa sobre todo en el estudio de los caracteres morfológicos. Como las muelas son uno de los elementos del esqueleto de los mamíferos que mejor fosilizan, y además su morfología refleja el tipo de dieta, son la herramienta que más utilizamos los paleontólogos para desentrañar la historia natural y evolución de las especies y su filogenia.

La semana pasada, un equipo de biólogos, paleontólogos y médicos, encabezados por  Enni Harjunmaa, de la Universidad de Helsinki, han publicado en la revista Nature los sorprendentes resultados de un trabajo emprendido hace cerca de dos décadas por Jukka Jernvall (Harjunmaa et al., 2014). Regulando los genes que controlan la forma de los molares en formación, se pueden “rehacer” muelas del pasado “in Vitro”. Las estructuras así reconstruidas son semejantes a las de los dientes de los mamíferos fósiles ancestros de los roedores actuales. El experimento es como un “tuneado” de los dientes por la aplicación de diferentes dosis de EDA a los embriones de los ratones en desarrollo.


Los mamíferos marsupiales y placentados que aparecieron en la era Secundaria o Mesozoica tenían molares tribosfénicos, con tres cúspides (las puntas elevadas de las muelas) en forma de triángulo, el trígono en las muelas superiores, trigónido en las interiores, para cortar la comida y un talón posterior para molerla. Los roedores actuales, tienen el mismo patrón aunque con las variaciones y modificaciones propias de cada grupo dice Zhe-Xi Luo, quien hace una reflexión, en la misma revista Nature, sobre las extraordinarias consecuencias que tendrá el trabajo de Harjunmaa y colaboradores en el conocimiento de la evolución de las especies (Luo 2014). 


Harjunmaa y colaboradores han descubierto que los fenotipos intermedios (el fenotipo es la expresión externa del genotipo) se forman añadiendo “in vitro” una proteína llamada Eda gradualmente a los embriones deficientes en la misma. EDA afecta al gen responsable de la formación de los dientes. Diferentes dosis de EDA alteran la morfogénesis, es decir, la formación de las cúspides de las muelas a medida que se van desarrollando en el embrión, y el proceso es similar a las transformaciones dentales que ocurren durante la evolución de los ancestros de los mamíferos. Por ejemplo el trigónido se regenera con poca EDA, mientras que el talónido (el talón en las muelas inferiores), que evoluciona posteriormente, requiere una mayor cantidad.


Los autores han observado también, que las crestas, un carácter que apareció en las muelas de los roedores de hace 60 millones de años, se consigue en los embriones del experimento, alterando la concentración de otra proteína que regula el gen de crestas y cúspides de las muelas. Otros experimentos con ratones transgénicos muestran también la evolución de los ratones fósiles, y especialmente la aparición de las crestas (estefanodoncia) desde el Mioceno, hace unos 15 millones de años, (Gomes Rodrigues y colaboradores, 2013). Quizás lo más interesante del trabajo es que podremos saber en el futuro cuáles son los caracteres de más reciente adquisición y cuáles los más antiguos.  


 El dibujo de la noticia hecho por Luo en su reseña de Nature, representa la “reconstrucción” de la evolución de los dientes in vitro. En a, cuando los mamíferos evolucionan, sus molares se vuelven más complejos (en la mandíbula del dibujo un molar ha sido pintado de gris para distinguirlo del resto de los molares. Los trigónidos están coloreados de gris oscuro, los talónidos en gris claro, los hipoconúlidos en azul, y los anterocónidos en amarillo. Como muestra el cladograma, el trigonido (trigonid en el dibujo) es el carácter común de todos los mamíferos, y al trigónido se van añadiendo el resto de los caracteres. Los anterocónidos (amarillos) son un carácter convergente que aparece en los primitivos pseudo-tribosfénicos y en la región anterior del ratón común o doméstico.  En b los caracteres convergentes y los más modernos, son los más variables al tratar los embriones con  EDA. Diferentes dosis de la proteína alteran la morfología y génesis de los dientes de forma similar como ha sucedido en la evolución. Se requiere menor cantidad de EDA para regenerar el trigónido, la primera estructura del molar tribosfénico en aparecer.

Como comenta Luo en su reflexión final: la ingeniería genética en procesos de desarrollo embrionario in vitro es una manera fructífera de descifrar cómo la forma de los órganos u otras estructuras biológicas se modificaron por la evolución. Y la reflexión que hacemos nosotros, tenemos la oportunidad de ver la evolución en acción, ya que podemos observar procesos que ocurrieron en el pasado en el laboratorio. Se reafirma así la observación de la ontogenia recapitula la filogenia, propuesta por Haeckel en 1866 (en Gould, 1977).


Para más información consultar los artículos originales publicados en la revista Nature, la pasada semana de agosto de 2014 y otros relacionados: 


Luo, Zhe-Xi. 2014. Tooth structure re-engineered. Nature, 5 1 2, 36-37. 


Gomes Rodrigues, H., Renaud, S., Charles, C…et al., 2013. Roles of dental development and adaptation in rodent evolution. NATURE COMMUNICATIONS, 4: 2504, 1-8.


Gould, S. J. 1977. Ontogeny and Phylogeny. 501 pp, Belknap.


Harjunmaa, E., Seidel, K., Hakkinen T, Renvoise E….& Jernvall, J. 2014. Replaying evolutionary transitions from the dental fossil record. Nature, 512, 44-48 (1-10 methods).

miércoles, agosto 06, 2014

La ética entre investigadores. Kulindadromeus, Galvesaurus y otros comentarios


Este pasado mes de Julio ha sucedido algo inaudito que nos recuerda experiencias vividas en primera persona hace nueve años: dos equipos de paleontólogos diferentes han estudiado los mismos materiales proponiendo nuevos taxones.  En nuestro caso fue Galvesaurus vs. Galveosaurus. Recuerdo a los que no conozcan el tema. Estábamos estudiando desde años el saurópodo de Cuesta Lonsal cuando una doctoranda de la Universidad de Bristol intento publicar el saurópodo antes que nosotros, hasta quiso poner el mismo nombre que habíamos dicho de poner…. Pero se equivoco por eso lo de Galveosaurus.

Ahora, dos investigadores de Moscú, por un lado, y un equipo internacional formado por investigadores de Bélgica, Rusia, Francia, Irlanda y Reino Unido, por otro lado, han publicado tres nuevos géneros y especies de dinosaurios ornitisquios con "plumas", que en realidad pueden pertenecer todos a un único género y especie. Los restos proceden de Kulinda a orillas del Río Olov, en el Distrito de Chernyshevsky (región de Zabaikalie, Distrito Federal de Siberia), a 220 Km al este de la ciudad de Chitá, la capital de Zabaikalie. El yacimiento fue descubierto por Sofia M. Sinitsa, del Instituto de Recursos Naturales, Ecología y Criología (INREC) de Chitá, dependiente de la Rama Siberiana de la Academia Rusa de Ciencias (SB-RAS),  en verano del 2010. Geológicamente está situado en la base de la Formación Ukureyskaya, datada como Jurásico Medio-Superior.

Vladimir R. Alifanov, del Instituto Paleontológico A.A. Borissiak de la Academia Rusa de Ciencias (RAS), y Sergei V. Saveliev, del Instituto de Investigación de Morfología Humana de la Academia Rusa de Ciencias Médicas (RAMS), han publicado en la revista rusa Paleontological Journal las especies Kulindapteryx ukureica ALIFANOV et SAVELIEV 2014 y Daourosaurus olovus ALIFANOV et SAVELIEV 2014, que clasifican dentro de las familias Jeholosauridae e Hypsilophodontidae, respectivamente (Alifanov & Saveliev, 2014). La versión en ruso fue publicada el 3 de julio de 2014, y la versión en inglés algunos días después. Previamente, estos investigadores habían publicado el descubrimiento del yacimiento (Alifanov, 2012), en el que inicialmente identificaban dos tipos de dinosaurio, un hipsilofodóntido y un terópodo (Alifanov, 2014), y habían descrito las escama-plumas de algunos ejemplares (Saveliev & Alifanov, 2014).

En otro trabajo, liderado por Pascal Godefroit del Real Instituto Belga de Ciencias de la Tierra (Bruselas), y publicado en la prestigiosa revista Science el 25 de julio de 2014, se crea la especie Kulindadromeus zabaikalicus GODEFROIT, SINITSA, DHOUAILLY, BOLOTSKY, SIZOV, MCNAMARA, BENTON et SPAGNA 2014, que se clasifica como un neornitisquio basal. En este trabajo participa Sofia Sinitsa, la descubridora del yacimiento (Godefroit et al., 2014). Estos autores también habían publicado previamente sus hallazgos, pero únicamente en un resumen de un congreso (Godefroit et al., 2013). Los fósiles de Godefroit y colaboradores se conservan en el Instituto de Recursos Naturales, Ecología y Criología (Chitá), mientras que los de Alifanov y Saveliev se conservan en el Instituto Paleontológico A.A. Borissiak (Moscú).

Los fósiles descritos por Godefroit y colaboradores fueron recuperados en 2010-2012, y hay nuevos restos excavados en 2013 aún por describir. Los fósiles descritos por Alifanov y Saveliev fueron excavados en 2011 en una expedición conjunta entre el Instituto de Recursos Naturales, Ecología y Criología de Chitá y el Instituto Paleontológico A.A. Borissiak de Moscú. Según Godefroit, los fósiles fueron llevados ilegalmente a Moscú (véase la Dinosaur Mailing List, 5-7-2014). Casi con toda seguridad, los fósiles de Kulindapteryx, Daourosaurus y Kulindadromeus representan un único animal. Aunque por unas pocas semanas, tendría preferencia el nombre de Kulindapteryx, debido a la actuación poco ética de Alifanov es posible que se acabe imponiendo el nombre de Kulindadromeus.

Desconocemos los entresijos de por qué Vladimir Alifanov ha publicado los nuevos dinosaurios sin contar con Sofia Sinitsa, después de haber publicado juntos un trabajo sobre el yacimiento (Alifanov & Sinitsa, 2013). La publicación de Kulindapteryx pasó muy desapercibida para los medios generalistas, pero la de Kulindadromeus apareció en prensa y TV a nivel internacional y nacional (por ejemplo ABC, EuropaPress, Tele5) .

En este caso, como en Galvesaurus ha habido una falta de ética por alguno de los equipos. Claramente Kulindapteryx es prioritario, pero cual de los nombres se impondrá no sabemos y estará muy relacionada con la actitud del resto de colegas. Estamos casí seguro que el nombre que se va a imponer es Kulindadromeus. Nuestra pregunta si los que siguen usando Galveosaurus amparándose en una supuesta preferencia del nombre van a seguir coherentes y van a considerar a Kulindapteryx como el taxón válido. O como dictan las normas de ética el nombre a usar es el de Godefroit y colegas, como debería usarse Galvesaurus



---------------------------
Mas información (con fotografías y vídeos) en la web de la Universidad de BristolKulindadromeus, the feathered ornithischian
---------------------------
PIE DE FIGURA
Arriba: Recontrucción de los esqueletos de Kulindapteryx ukureica (a) y Daurosaurus olovus (b) según Alifanov & Saveliev (2014: fig. 4), marcando en blanco los huesos disponibles de cada especie. Abajo: recontrucción del esqueleto de Kulindadromeus zabaikalicus (A), con fotografía y dibujo interpretativo del cráneo holotipo (B-C), y fotografías de algunos de los huesos (K-M), según Godefroit et al. (2014: fig. 4).

lunes, agosto 04, 2014

Aragosaurus es viejo.... pero no tanto

La semana pasada ha sido difundido por todos los medios españoles la noticia que el saurópodo Aragosaurus era más antiguo de lo considerado hasta ahora. Nuestro colegas de Dinópolis han hecho un interesante estudio de redescripción del holotipo de esta especie, y además proponen que su edad sería más antigua de la considerada hasta el momento, al situarlo en la misma formación que Galvesaurus y Turiasaurus. Dado que es el dinosaurio que da nombre a nuestro grupo de investigación y además hemos publicado algunos trabajos con este tema parece adecuado escribir una entrada sobre la edad de Aragosaurus. La fotografía es del original de Aragosaurus expuesto en el Museo de Galve, ojo no equivocarse que no es la exposición del centro de Dinópolis.



El saurópodo Aragosaurus proviene del yacimiento de las Zabacheras situado en la entrada de de Galve. Fue excavado a finales de la década de los 1950 por José María Herrero, un aficionado de Galve bien conocido por su gran esfuerzo en recuperar los dinosaurios de esta localidad y Dimas Fernández Galiano. La Universidad Autónoma también excavo este yacimiento en la década de los 1980, aunque encontró escaso material. Se trata de un ejemplar de saurópodo con una posición sistemática problemática de la que otro día hablaremos. Pero no de esto vamos a hablar en esta entrada, sino de su edad.

El tránsito entre el Jurásico y el Cretácico en la Cordillera Ibérica turolense se caracteriza por presentar unas facies regresivas (marinas que pasan a continentales) al final del Jurásico, tradicionalmente denominadas “Purbeck” y unas facies transgresivas (continentales que pasan a marinas) en el Cretácico Inferior denominadas “Weald”. En la zona de Galve, el Purbeck está representado por la Formación Villar del Arzobispo y el Weald por la Formación Castellar. Conocer la edad en detalle de las formaciones continentales en el Jurásico y el Cretácico es complejo por haber pocos fósiles característicos. Además en la Cordillera Ibérica no hay niveles con cenizas volcánicas que permitan hacer dataciones radiométricas. Sin embargo, a lo largo de los años se ha logrado tener una aproximación bastante fiable de la edad de las formaciones y de sus límites. En este contexto, el yacimiento de las Zabacheras donde se encontró Aragosaurus, se ha situado siempre en el Weald desde los 1980. Para comprobar esta posición cronológica hace pocos años hicimos un trabajo donde sintetizábamos todos los conocimientos estratigráficos, sedimentológicos y biocronológicos de la Formación Castellar (Canudo et al., 2012).

Esta formación tiene dos grandes unidades. Una inferior formada por arcillas rojas y areniscas, que es donde se encontró Aragosaurus y una superior formada por margas y calizas. Esta superior presenta carofitas del Barremiense inferior, por lo que se tiene pocas dudas sobre su edad. La inferior no tiene carofitas, lo que ha dificultado su datación. A pocos kilómetros de las Zabacheras, pero perfectamente correlacionable en el campo se encuentra un yacimiento con polen fósil de edad Valanginiense-Hauteriviense.  Por tanto claramente Aragosaurus se encuentra en la secuencia del Cretácico Inferior y no en la del Purbeck. Quizás la edad exacta puede variar, pero siempre en el Cretácico Inferior.

Entre el Purbeck y el Weald hay una discordancia en la zona de Galve, por esa razón resulta sorprendente que nuestros colegas hayan obviado esta discordancia y han considerado todo el tramo inferior de la Formación Castellar como Formación Villar del Arzobispo. Dicho de otra manera han subido el límite Purbeck-Weald a la base del tramo carbonatado que sabemos es Barremiense inferior. La consecuencia es clara, Aragosaurus se encuentra en la misma formación geológica que Turiasaurus, Losillasaurus y Galvesaurus (usar Galveosaurus es incorrecto) inflando de manera artificial la biodiversidad.

Por tanto, el holotipo de Aragosaurus se encuentra en las Facies Weald de la parte inferior de la Formación Castellar. La edad de nuestro querido saurópodo pre-barremiense, posiblemente Valanginiense- Hauteriviense, pero no habría que descartar que pudiera ser Berriasiense superior. Una de las conclusiones del trabajo de nuestros colegas es que podría ser Berriasiense, y efectivamente podría serlo, pero el yacimiento de las Zabacheras no se encuentra en la  Formación Villar del Arzobispo, al situarse por encima de la discordancia entre el Purbeck y el Weald.

Esta claro que vamos a tener que seguir profundizando en esta cuestión. Esto una discusión científica que al final proceso permitirá conocer mucho mejor a Aragosaurus.