miércoles, octubre 01, 2014

Se ha convocado el premio Paleonturología

La Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis (en adelante FCPTD), la Fundación Teruel Siglo XXI y Dinópolis, con objeto de recompensar la investigación en Paleontología y darla a conocer entre los jóvenes, convocan el Duodécimo Premio Internacional de Investigación en Paleontología Paleonturología 14 que se regirá por las siguientes,

BASES

1ª.- Podrá presentarse a este premio cualquier trabajo de investigación paleontológica publicado en 2013 en cualquier idioma y formato. Se entenderá como tal aquel cuya fecha de cabecera sea 2013 o, si aún está en prensa, pueda justificarse que su fecha de cabecera será el año 2013. Si un trabajo se ha publicado en formato electrónico durante 2013 y, posteriormente, se edita impreso en papel con fecha de cabecera de 2014, el artículo en formato electrónico podrá participar en la convocatoria Paleonturología 14 o el artículo impreso en Paleonturología 15, a criterio del autor, pero solamente en una de ellas.

2ª.- Los trabajos se podrán presentar por:
A) Su(s) autor(es). En el caso de que el trabajo esté firmado por varios autores, uno de ellos, preferiblemente el primer autor, justificará documentalmente que todos los autores aceptan ser representados por él a todos los efectos ante la organización para su participación en este premio y aceptación, en su caso, del mismo. En las bases de este premio se entiende por autor, en el caso de que haya más de uno, al primer firmante o al que acredite la representación de todos los demás.
B) Cualquier otra persona u organización.

3ª.- Los trabajos se presentarán impresos o en PDF, acompañados de una ficha de inscripción con los datos reflejados en el Anexo I. El autor se asegurará de que la documentación esté en poder de los organizadores antes del día 15 de noviembre de 2014, remitiéndola a:

Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis
Avda. Sagunto s/n. E-44002 Teruel (España). e-mail: fundacion@dinopolis.com
Tel. +34 978 61 76 30, Fax +34 978 61 76 38

4ª.- El jurado estará constituido por tres destacados investigadores y por el Director Gerente de la FCPTD que actuará como Secretario, con voz y sin voto. Su composición se dará a conocer al emitirse el fallo.

5ª.- El jurado actuará con la máxima libertad y tendrá, además de las facultades normales de decisión, proponer y emitir el fallo, otorgándolo o declarándolo desierto, las de interpretar las presentes bases. El fallo del jurado será inapelable.

6ª.- El fallo del jurado se hará público en Teruel antes de la finalización del año 2014. El mismo se dará a conocer a través de los medios de comunicación. Se remitirá copia del resultado a todos los participantes que así lo soliciten.

7ª.- El premio a otorgar en el Duodécimo Premio Internacional de Investigación en Paleontología Paleonturología 14 está dotado con CUATRO MIL QUINIENTOS EUROS (4.500€) –premio indivisible y sujeto a la legislación fiscal vigente- y, previamente a su aceptación, el autor del trabajo se comprometerá a redactar una versión divulgativa del trabajo premiado, con especial dedicación a su parte gráfica adicional, a entregarla a la organización en un plazo máximo de cuatro meses desde la notificación del premio y a ceder los derechos de publicación a la organización. La organización utilizará dicha versión para realizar una edición divulgativa; para ello se encargará de la traducción, en su caso, y colaborará con el autor para alcanzar el nivel didáctico requerido (alumnos entre 15 y 17 años). Dicha facultad deberá ser ejercitada en el plazo de un año a partir de la fecha del fallo.

El importe del premio se abonará en su 50% en un plazo máximo de tres meses desde la notificación del mismo y el 50% restante cuando se reciba la versión divulgativa.

8ª.- Un pre-jurado, compuesto por expertos en paleontología, podrá seleccionar el número de obras que estime pertinente, en todo caso no menor a diez; en el caso de trabajos preseleccionados no enviados por su autor, se contactará con ellos para proponer la aceptación de los compromisos establecidos en la base 7ª. En caso de aceptación optarán al premio; en caso contrario, o de ausencia de respuesta en un plazo de diez días, serán retirados de la deliberación final.

9ª.- Los convocantes de este premio no se comprometen a mantener correspondencia con los participantes ni a proporcionar información sobre los títulos seleccionados por el pre-jurado. Estos títulos constarán en el acta de la reunión del jurado.

10ª.- La presentación de trabajos a este premio supone, por parte del autor, la aceptación de las presentes bases.


PREMIADOS EN EDICIONES ANTERIORES


PALEONTUROLOGÍA 03: Faunal change, environmental variability and late Pliocene hominin evolution. René Bobe, Anna K. Behrensmeyer & Ralph E. Chapman (Smithsonian Institution, Washington, USA). Journal of Human Evolution, 42: 475-497. 2002.

PALEONTUROLOGÍA 04: Rib fabrication in Ostreoidea and Plicatuloidea (Bivalvia, Pteriomorphia) and its evolutionary significance. Antonio G. Checa & Antonio P. Jiménez-Jiménez (Universidad de Granada, Spain). Zoomorphology, 122: 145-159. 2003.

PALEONTUROLOGÍA 05: Dinosaur gastralia; origin, morphology and function. Leon P.A.M. Claessens (Harvard University, USA). Journal of Vertebrate Paleontology, 24: 89-106. 2004.

PALEONTUROLOGÍA 06: Postcranial Skeletal Pneumaticity in Sauropods and Its Implications for Mass Estimates. Mathew J. Wedel (Universidad de California, Museo de Paleontología, Berkeley, California, USA). In: The Sauropods: Evolution and Paleobiology (Curry, K.A. & Wilson, J.A., ed.). Univ. California Press, 201-228. 2005.

PALEONTUROLOGÍA 07: The eyes of trilobites: The oldest preserved visual system. Euan Clarkson, Riccardo Levi-Setti & Gabor Horváth (Univ. Edimburgo, UK; Univ. Chicago, USA & Univ. Lorand Eötvös, Budapest). Arthropod Structure & Development, 35: 247-259. 2006.

PALEONTUROLOGÍA 08: First trace and body fossil evidence of a burrowing, denning dinosaur. David J. Varricchio, Anthony J. Martin & Yoshihiro Katsura (Montana State University, Bozeman, USA; Emory University, Atlanta, USA & Gifu Prefectural Museum, Japan). Proc. R. Soc. B, 274: 1361-1368. 2007.

PALEONTUROLOGÍA 09: Fossilization potential of iron-bearing minerals in acidic environments of Rio Tinto, Spain: Implications for Mars exploration. David C. Fernández-Remolar & Andrew H. Knoll (Centro de Astrobiología, INTA, Spain; Harvard University, Cambridge, USA). Icarus, 194: 72-85. 2008.

PALEONTUROLOGÍA 10: Physiological and life history strategies of a fossil large mammal in a resource-limited environment. Meike Köhler & Salvador Moyà-Solà (Instituto Catalán de Paleontología, Universidad Autónoma de Barcelona, Spain). PNAS, 106 (48): 20354-20358. 2009.

PALEONTUROLOGÍA 11: The digital Plateosaurus II: An assessment of the range of motion of the limbs and vertebral column and of previous reconstructions using a digital skeletal mount. Heinrich Mallison (Museum für Naturkunde Berlin, Germany). Acta Palaeontologica Polonica, 55 (3): 433-458. 2010.

PALEONTUROLOGY 12: Anatomically modern Carboniferous harvestmen demonstrate early cladogenesis and stasis in Opiliones. Rusell J. Garwood, Jason A. Dunlop, Gonzalo Giribet & Mark D. Sutton (Imperial College London, Humboldt University Berlin & Harvard University Cambridge). Nature Communications, 2: 444, 1-7. 2011.

PALEONTUROLOGY 13: Plated Cambrian Bilaterians Reveal the Earliest Stages of Echinoderm Evolution. Samuel Zamora, Imran A. Rahman & Andrew B. Smith (The Natural History Museum, London & University of Birmingham, Reino Unido). PLoS ONE, 7(6): e38296. doi: 10.1371/journal.pone.0038296. 2012.


ANEXO I. FICHA DE INSCRIPCIÓN

Paleonturología 14

12º PREMIO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN EN PALEONTOLOGÍA

A) TRABAJO PRESENTADO POR SU(S) AUTOR(ES)

Título de la publicación presentada:

Autor/es:

Dirección de contacto (dirección postal, teléfono, fax, e-mail):


El autor/es del trabajo presentado acepta las bases del premio y, expresamente, la base 7ª:

El premio a otorgar en el Duodécimo Premio Internacional de Investigación en Paleontología Paleonturología 14 está dotado con CUATRO MIL QUINIENTOS EUROS (4.500€) –premio indivisible y sujeto a la legislación fiscal vigente- y, previamente a su aceptación, el autor del trabajo se comprometerá a redactar una versión divulgativa del trabajo premiado, con especial dedicación a su parte gráfica adicional, a entregarla a la organización en un plazo máximo de cuatro meses desde la notificación del premio y a ceder los derechos de publicación a la organización. La organización utilizará dicha versión para realizar una edición divulgativa; para ello se encargará de la traducción, en su caso, y colaborará con el autor para alcanzar el nivel didáctico requerido (alumnos entre 15 y 17 años). Dicha facultad deberá ser ejercitada en el plazo de un año a partir de la fecha del fallo.

El importe del premio se abonará en su 50% en un plazo máximo de tres meses desde la notificación del mismo y el 50% restante cuando se reciba la versión divulgativa.

Firma del autor (en el caso de varios autores, firma de todos ellos aceptando ser representados a los efectos de este premio por uno de ellos) y fecha:

B) TRABAJO PRESENTADO POR PERSONA U ORGANIZACIÓN DIFERENTE A SU AUTOR

Título de la publicación presentada:

Autor/es:

Dirección de contacto del autor/es (dirección postal, teléfono, fax, e-mail):

Trabajo presentado por:

Dirección de contacto (dirección postal, teléfono, fax, e-mail):

Firma de quien presenta el trabajo y fecha:

Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel/Museo Aragonés de Paleontología
Avda. Sagunto s/n, 44002 Teruel, España
e-MAIL: alcala@fundaciondinopolis.org; alcala@dinopolis.com

Camarillasaurus… la historia del dinosaurio de Teruel que nadie sabe está



 El pasado 28 de Septiembre el Heraldo de Aragón publico un artículo titulado “La DGA reclama a una paleontóloga los restos de un dinosaurio único en el mundo”. El artículo escrito por Mariano García, periodista especialista en patrimonio intenta dar respuesta a una pregunta ¿Dónde están los fósiles de Camarillasaurus? Se trata de un dinosaurio turolense que supuestamente debería estar depositado en el Museo de Galve. Ante el interés del artículo, lo hemos transcrito de manera integra. También se puede consultar digitalmente en el versión del Heraldo de Aragón.

Científicamente,  Camarillasaurus es trasparente como un cristal: descrito por los paleontólogos en 2012, cuenta con entrada propia en la Wikipedia, aparece referenciado en los principales repertorios de dinosaurios y ya es citado en casi 3.000 textos en internet. Se trata de un género nuevo de dinosaurio descrito a partir de los restos fósiles de una especie (Camarillasaurus cirugedae) hasta hace un par de años desconocida por la Ciencia. Pero físicamente es un misterio. ¿Dónde están los restos de este dinosaurio único en el mundo encontrado en la provincia de Teruel? Nadie en Aragón lo sabe.

En 2012, Bárbara Sánchez-Hernández y Michael J. Benton publicaron en la revista ‘Acta Paleontologica Polonica’ un artículo en el que, con el título de ‘Filling the ceratosaur gap: a new ceratosaurian theropod from the Early Cretaceous of Spain’, daban cuenta de la existencia de una nueva especie de dinosaurio, el ‘camarillasaurus cirugedae’. En su artículo, cada una de las piezas estudiadas estaba siglada con las letras MPGKPC. Según explicaban en el texto, MPG es por el Museo Paleontológico de Galve, K por Camarillas, la localidad del hallazgo, y PC por Pedro Cirujeda, quien encontró los restos. Esto indica en principio, según los usos científicos, que los restos pertenecen y se conservan en el Museo Paleontológico de Galve.

Pero no es así. «Esos fósiles nunca han estado depositados aquí –subrayan en el centro–. Jamás ». Entonces, ¿dónde se encuentran? La versión que circula en Galve refiere que los restos del dinosaurio los había encontrado un vecino de la comarca en uno de sus terrenos –esto fue habitual hasta la presencia permanente de equipos científicos– y los guardaba en su casa hace años, enseñándoselos a todo aquel que mostrara interés en ellos.

Al parecer, ya había decidido cederlos al Museo Paleontológico de Galve cuando una paleontóloga, Bárbara Sánchez-Hernández, le convenció para que se los prestara para su estudio. Ahí se le perdió la pista a los restos, y no se tuvo
más noticia de ellos hasta que en 2012 se publicó el artículo en el que se describía la nueva especie. Sánchez-Hernández parece estar ligada actualmente a la Universidad de Bristol, en Gran Bretaña. De hecho, el artículo lo firma junto a Michael J. Benton, profesor en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la citada universidad. La DGA, a preguntas de HERALDO, reconoce que no sabe dónde están los fósiles. «Ya hace un tiempo se le envió un requerimiento a la paleontóloga para que depositara los restos en un museo aragonés. Pero no ha dado señales de vida. Hay otros investigadores que quieren ver los fósiles y estudiarlos pero de momento es imposible. El caso es que los restos ya han sido estudiados y se ha publicado el artículo correspondiente, así que no hay razón alguna para que no estén en el museo.

Desde el Gobierno de Aragón, se le van a requerir a la paleontóloga con la advertencia de que, si no los recibimos, pondremos el caso en conocimiento del Ministerio de Cultura». Bárbara Sánchez-Hernández tampoco ha respondido al correo electrónico enviado por este periódico hace unos días para que explique dónde están los fósiles. Los vestigios que se buscan son, según el artículo científico –que incluye varias fotografías e incluso una recreación del dinosaurio al que pertenecían–, un diente, una posible vértebra cervical, dos placas esternales, parte de una tibia, una escápula, un sacro incompleto, cinco vértebras caudales, un nervio presacro casi completo y varios fragmentos de vértebras y costillas, entre otros elementos.

lunes, septiembre 29, 2014

¿Qué les paso a los cocodrilos europeos en la extinción del límite Cretácico-Terciario?



Con motivo del congreso realizado en Tremp (Lleida) “Reconstructing the terrestrial end-Cretaceous palaeoenvironments in Europe” organizado por el ICP (Institut Català de Paleontologia) y la Universidad de Barcelona, el miembro del grupo de investigación Aragosaurus-IUCA, Eduardo Puértolas-Pascual, realizó una comunicación en la que se daba a conocer como fueron afectados los crocodilomorfos europeos por la extinción del Cretácico/Terciario (K/T).

Aunque los restos de crocodilomorfos suelen ser de los restos de vertebrados más abundantes en los yacimientos del Cretácico Superior de Europa, sus fósiles no han sido muy estudiados y las referencias hacia ellos en los artículos de investigación son escasas y generalmente poco informativas. Sin embargo en los últimos años se ha avanzado bastante en el estudio de este grupo de arcosaurios, habiéndose descrito varias especies nuevas, como Arenysuchus o Allodaposuchus subjuniperus (ambas descubiertas en el Pirineo oscense), que pertenecen a un grupo de crocodilomorfos denominado Eusuchia, que comprende a todas las especies de aligátores, cocodrilos y gaviales actuales así como muchas especies extintas. En este trabajo se refleja como los eusuquios eran un componente habitual de los ecosistemas europeos de final del Cretácico, sobre todo durante el Campaniense y el Maastrichtiense, y que además estaban representados principalmente por dos clados de eusuquios basales endémicos de Europa, Hylaeochampsidae y “Allodaposuchia”, llegándose a encontrar sus restos en estratos situados a pocos metros por debajo del límite K/T.

Sin embargo, a pesar de que los sedimentos terciarios han sido exhaustivamente prospectados, los restos de crocodilomorfos por encima del K/T europeo son prácticamente nulos. Hasta el momento no se han recuperado restos de Hylaeochámpsidos o Allodaposuchus en el Terciario, lo que podría indicar que estos grupos que habitaron exclusivamente Europa durante el Cretácico Superior se extinguieron, al igual que los dinosaurios, en el límite K/T marcado por la caída de un meteorito en Yucatán hace 66 millones de años. La aparición posterior de eusuquios al final Paleoceno y el Eoceno podría explicarse mejor por un fenómeno migratorio posterior desde Norteamérica y/o Asia, continentes donde los crocodilomorfos habrían sido menos afectados por la crisis del K/T. Os dejamos a continuación el resumen de lo que fue esta comunicación:

EXTINCTION PATTERNS OF CONTINENTAL EUROPEAN CROCODYLOMORPHS ACROSS THE K/PG BOUNDARY

Puértolas-Pascual, E., Canudo, J.I. & Brochu, C.A.

Abstract: Although the European dinosaur succession during the latest Cretaceous and its relationship with the Cretaceous/Paleogene (K/Pg) mass extinction has been the focus of recent work, studies on other nonmarine vertebrates, such as crocodylomorphs, are scarce.

Eusuchians first appear during the Barremian and had largely replaced continental non-eusuchian lineages by the Late Cretaceous.  The group first radiates during the Santonian/Campanian with taxa such as Iharkutosuchus (Hungary), Acynodon adriaticus (Italy), and Massaliasuchus (France). Eusuchian diversity increases during the late Campanian/early Maastrichtian with taxa such as Acynodon iberoccitanus (Spain and France), Musturzabalsuchus (Spain), Allodaposuchus precedens (Romania) and several specimens from France and Spain attributed to Allodaposuchus. Recent phylogenies show all these taxa as basal eusuchians, endemics from Europe and closely related with Crocodylia. At present, unambiguous continental crocodylians are known only from North America during the Late Cretaceous.

With one of the few continuous records in Europe of continental deposits from the lower Maastrichtian through the lower Danian, the Pyrenees is an exceptional place for the study of the continental vertebrate assemblages across the K/Pg boundary. At Huesca in the Pyrenees, the eusuchians Allodaposuchus subjuniperus and a close relative, Arenysuchus gascabadiolorum, constitute the last record of Eusuchia during the Late Cretaceous of Europe. However, continental crocodylomorphs are poorly known in the Pyrenees, and in Europe overall. Despite extensive sampling in Danian sediments, only scarce fragmentary crocodylomorph remains have been cited. It is not until the late Paleocene and Eocene when a recovery in continental crocodylomorphs is observed. The presence of taxa such as planocraniids, the alligatoroids Diplocynodon and Hassiacosuchus, and crocodyloids during this period are the first reliable records of Crocodylia in Europe and are best explained by post-extinction immigration from Asia or North America.

The European continental record of crocodylomorphs in general, and of eusuchians in particular, is relatively dense through the Maastrichtian until the K/Pg boundary.  Continental crocodylomorphs appear to have been minimally impacted by the K/Pg mass extinction, but they were substantially affected in Europe with the disappearance of Hylaeochampsidae, Allodaposuchus, and their close relatives.

miércoles, septiembre 24, 2014

Postdoctoral Position in Marine Micropalaeontology at the Department of Geoscience, Aarhus University

Postdoctoral Position in Marine Micropalaeontology at the Department of Geoscience, Aarhus University, (ID 688420)

The Centre for Past Climate Studies at the Department of Geoscience at the Aarhus University, Denmark, invites applications for a position in marine micropalaeontology at the postdoctoral level. The successful candidate will be part of a research group studying late Quaternary and Holocene palaeoclimate and palaeoceanography of the larger North Atlantic region. He/she will partake in an international, multidisciplinary team, and the project will be carried out in collaboration with the Geological Survey of Denmark and Greenland in Copenhagen.

The position is funded by the Danish Council for Independent Research and Aarhus University and will be available for a minimum of 14 months, with possible extension, starting as soon as possible.

Job assignments

The postdoctoral project will be part of a larger project on the Variability of North Atlantic Ocean circulation in the late Quaternary from the polar region to the tropics. The precise details of the postdoctoral project will depend on the qualifications of the candidate, but will primarily consist of micropalaeontological and multi-proxy analyses of marine sediment cores.

Qualifications

The successful applicant will have a PhD in geoscience or related fields. Candidates should preferably have knowledge on Quaternary marine micropaleontology and/or recent marine plankton/benthic microflora and fauna, preferably benthic and/or planktonic foraminifera, although specialists in other techniques/proxies are also invited to apply.

The position will be based at the Department of Geoscience, Aarhus University. Participation in supervision of B.Sc., M.Sc. and Ph.D. students is expected.

Further information

Applicants seeking further information are invited to contact: Professor Marit-Solveig Seidenkrantz, Department of Geoscience, University of Aarhus, Denmark; Email: mss@geo.au.dk.

And web.


martes, septiembre 23, 2014

Los Castores vivieron en la Península Ibérica desde hace cerca de cuatro millones de años


 En los últimos vemos en la prensa como los castores son considerados como especies invasoras en el Ebro. Algunas administraciones han emprendido campañas de erradicación de estos roedores. Pero la pregunta del millón, es si el castor europeo (la especie que vive en el Ebro) es una especie invasora? A priori resulta chocante que se la considere ya que históricamente ha estado en nuestros ríos. Para profundizar en el tema hemos empezado una línea de investigación que nos discernir si el castor europeo es realmente una invasora o lo que estamos descubriendo son unos sobrevivientes.

Los castores son roedores de gran tamaño que están presentes en Eurasia a partir del Oligoceno. Son mamíferos especializados con preferencias ecológicas conocidas, por lo que este grupo presenta un gran interés para las reconstrucciones paleoecológicas. El castor europeo o Castor fiber vive en hábitats semiacuáticos, por lo tanto, preferencias semiacuáticas se atribuyen a los restos fósiles de C. fiber también.

 El registro más antiguo de Castor en España es Castor sp. del Rusciniense de la cuenca de Guadix-Baza (Granada), cuando las condiciones de humedad aumentaron después de la máxima aridez del Turoliense. Luego de desapareció de nuevo al final del Plioceno, con varios picos de aridez en la sección de Zújar, y no vuelve a aparecer en el sur de España. Entonces, los castores vuelven a aparecer de nuevo sólo en el norte de la Península Ibérica, al final del Pleistoceno temprano, en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca. En vista del registro fósil completo de las localidades paleontológicas del sur de España, como Fonelas-1, Guadix-Baza y otros, interpretamos que la ausencia de Castoridae en el sur de España es real, y no debido a un sesgo.

Para el que quiera saber más tiene el link a todos los resúmenes presentados en el congreso de la UISPP (Unión Internacional de Ciencias Prehistóricas y Protohistóricas) celebrado a comienzos de este mes de Septiembre en Burgos, 2014. También se puede descargar en pdf con el resumen del castor de Atapuerca en el enlace adjunto.

Nuevas evidencias de un impacto extraterrestre hace 12.000 años

El impacto extraterrestre más conocido popularmente es del límite Cretácico-Terciario, pero no es el único en la historia de la Tierra. En los últimos años se ha propuesto que la brusca disminución de la temperatura al final del Pleistoceno pudo estar relacionado con un impacto. Acaba de publicarse en el The Journal of Geology  una nueva evidencia datada en 12.800 años que parece reforzar esta propuesta. Este trabajo el valor añadido que han participado investigadores españoles de la UNED y de la Universidad de Valencia.

El estudio, liderado por el profesor James Kennett de la UC Santa Barbara (EUA) y en el que participan los profesores J. Emili Aura Tortosa (Departamento de Prehistoria y Arqueología, Universidad de Valencia) y Jesús F. Jordá Pardo (Departamento de Prehistoria y Arqueología, UNED), analiza 32 lugares de hemisferio norte en América, Europa y Asia donde se han documentado marcadores geoquímicos que sugieren que, hace 12.800, en el  límite inferior del último evento climático frío del Pleistoceno, tuvo lugar un evento cósmico de impacto generador de una nube de partículas que produjeron un brusco enfriamiento del clima de la Tierra a nivel global. En la imagen se puede ver la distribución de los yacimientos y secuencias estratigráficas donde se han encontrado estas evidencias.

En las diferentes secciones estratigráficas, entre las que se encuentra la del yacimiento de Les Coves de Santa Maira (Alicante), estudiada por los miembros españoles del equipo, se han detectado nanodiamantes y otros marcadores geoquímicos cuya génesis sólo es explicable por una impacto extraterrestre en la Tierra. Los nanodiamantes y otros marcadores se han encontrado en fina capa rica en materia orgánica que han podido ser datada con precisión. Además del enfriamiento climático global, los investigadores apuntan que este impacto extraterrestre pudo influir en la extinción de la megafauna americana y de la cultura prehistórica Clovis, eventos de edad similar.

Somos polvo de estrellas… pero además debemos mirar al cielo, porque un impacto de estas características haría desaparecer mucho o toda la civilización, tal y como la conocemos…..

domingo, septiembre 21, 2014

The geological and palaeontological record of the K-Pg boundary in terrestrial facies at the southern Pyrenean: State of the Art.


La semana pasada se ha desarrollado en la localidad ilerdense de Tremp el congreso “Reconstructing the terrestrial end-Cretaceous palaeoenvironments in Europe” donde se ha dado a conocer los últimos e interesantes descubrimientos de dinosaurios y otros tetrápodos del final del Cretácico. Es un congreso que ayudábamos al ICP y a la Universidad Autónoma de Barcelona en su organización. Nuestro aragosaurero J.I. Canudo presento una ponencia con el título: The geological and palaeontological record of the K-Pg boundary in terrestrial facies at the southern Pyrenean: State of the Art. Os dejamos a continuación el texto publicado que es un buen resumen de lo que nos conto.

The dinosaur mass extinction proposal at the end of the Cretaceous owing to the catastrophic impact hypothesis is a sensational scenario that is deep seated among the public and some scientific groups. To document a global extinction of dinosaurs clearly requires having a late Cretaceous fossil record of dinosaurs from many areas around the world. As the majority of this record belongs to the central interior of North America we have a fairly good idea of what was happening in the interior of North America but we are almost totally ignorant of how dinosaurs die at the end of the Cretaceous in other parts of the world. Therefore, the main goal of this lecture is to show a unique record in the world: the last dinosaurs of Europe at the Maastrichtian localities of the southern Pyrenees and discuss it under the light of the dinosaur extinction.

The palaeogeographic region of actual Europe was composed of several islands at the end of the Cretaceous. The Ibero-Armorican Domain, which includes the Pyrenees, was the largest island of the European archipelago. The Tremp Formation outcrops hundred of kilometres from the province of Barcelona until Huesca more or less continuous. Historically, this geological unit in the southern Pyrenees has been referred to as the “‘Garumnian’’ facies, continental and transitional sediments deposited at the end of the Cretaceous and at the beginning of the Tertiary. In the last few years it has made a great effort for to know the correct position of the boundary between the Cretaceous and Palaeogene (popularly known as the K/T Boundary), document fossil record of vertebrates (particularly dinosaurs) of this Formation and place stratigraphically them in great detail.

Magnetostratigraphy, stratigraphic correlation with marine series, fossils with biostratigraphic importance as charophytes, palynomorphs, rudists and oospecies dinosaur has allowed to establish that the K/T Boundary would be in the upper part of the Tremp Formation. So far, it has not found evidences of the level of meteorite impact at the K/T Boundary, as would a peak of iridium or microtektites. This would allow us to place it precisely as in marine facies. The Tremp formation is a continuous geological record, so at some point they will find.

The first discoveries of dinosaurs in the Tremp Formation are from the 1920's. However, it has been in the last 20 years when you have made the majority of the findings lead by the teams of the Intitut Català de Paleontologia (ICP) and the University of Zaragoza. The dinosaurs are represented in the Late Maastrichtian of Tremp Formation by bones, ichnites and eggs (o eggshells) from sauropod, theropod, hadrosaurs and possible thyreophorans. The bones and footprints are relatively abundant, being easily recognizable on the field the level where dinosaur fossils they disappear.

The sauropods of the Late Maastrichtian are represented by various bone localities and several egg and track levels. Its fossil remains are scarce and fragmentary, despite, which it has been possible to identify the presence of three different titanosaurs. The fossil record of theropods consists in isolated teeth, few bones and eggshells. It represents some coelurosaurians and one possible neoceratosaurian. The teeth indicate a significant biodiversity, especially of small theropod maniraptorian. The bones and footprints of hadrosaurs are singularly abundant and diverse. New species have been described (Pararhabdodon, Arenysaurus, Blasisaurus) but do not seem to be the only ones that lived at the end of the Cretaceous. Very interesting are the footprints of hadrosaurs. They are abundant in the Mesozoic part of C29r magnetochron, i.e. in the last 300,000 years of the Cretaceous.

The Upper Maastrichtian dinosaur fossil record of southern Pyrenees is potentially one of the best represented of the world for to study the pattern of dinosaur extinction at the K/T Boundary. There is a continuous geological record with abundant dinosaur fossils. At the end of the Maastrichtian have been found remains of sauropods, hadrosaurs and theropods. In the upper part of the Tremp Formation dinosaur fossils disappear. When we find the level of evidence of impact of K / T boundary in the southern Pyrenees, we could relate the disappearance of the dinosaurs in the Pyrenees with the evidence of impact.


martes, septiembre 16, 2014

Conferencia. Fossils from Gabon show early steps toward multicellularity and the oldest biodiversity

Informaros que el  próximo jueves 17 de Septiembre a las 12:30 en el Salón de Actos del  Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Granada el Profesor Abderrazak El Albani (Institut de chimie des milieux et matériaux in Poitiers -CNRS/Université de Poitiers)  impartirá la conferencia:

Fossils from Gabon show early steps toward multicellularity and the oldest biodiversity 2.1 billion years ago: A new chapter of Life history

Os dejamos un breve resumen:

“The discovery in 2010 of 250 fossils of complex multicellular organisms dating back 2.1 billion years in a sedimentary bed close to Franceville, in Gabon, drastically changed the scenario of the history of life on Earth. Until then, the oldest known fossils of complex organisms were 600 million years old (Vendobionta from Ediacara in Australia) and it was commonly accepted that, before that period, life on our planet was exclusively made up of unicellular organisms (bacteria, unicellular algae, etc.). With the Franceville discovery, complex life forms made a leap of 1.5 billion years back in time. Animals appeared a little more than half a billion years ago, changing the Earth’s biosphere forever. Predation, burrowing, and all other modes of life available to animals pushed evolution in numerous directions. This was the “Cambrian explosion”.

Animals were not the first, nor the only, multicellular macro-organisms, however. Scattered fossil occurrences show that large individuals using cells as building blocks appeared a number of times during the latter part of the Proterozoic Eon (2.5 to 0.54 billion years ago). Some of these early lineages (such as red or green algae) still exist.

Reported in Nature Magazine in 2010 and in Plos One in June 2014 is the recent discovery of centimeter-sized fossils from black shales in Gabon represented by more than 450 specimens. These macro-fossils reveal that large organisms growing in a coordinated manner (a prerequisite for multicellularity) go back to at least 2.1 billion years ago, almost to the beginning of the Proterozoic Eon. The fossils were investigated by an international team of scientists, led by Pr. A. El Albani of the University of Poitiers, France.

On the surface, the fossils resemble irregularly shaped cookies with split edges and a lumpy interior. Viewed in a high-resolution X-ray tomograph (a kind of CAT scan) they reveal different shape and size exhibiting elongate, circular and a sheet-like structure with a pervading radial fabric and a neat pattern of central folds. This structure is too complex to be a product of inorganic processes, and further analyses confirmed that the carbon in the fossilized tissue was assembled by biological processes, also that the iron-sulfide mineral pyrite replacing most of the tissue had been formed by bacteria “breathing” sulfate, rather than oxygen, when decomposing the organisms in the sediment. Finally, the organisms were shown to have lived in shallow marine waters with free oxygen.

Large size generally signifies an energy-demanding way of life. Breathing oxygen, as we do, is a much more efficient way of obtaining energy than other physiological processes. The Proterozoic Eon saw two major events of oxygen build-up in the atmosphere (and, thereby, in the oceans); the first near the beginning of the Eon, 2.45–2.2 billion years ago, and the second at the end, 0.8–0.54 billion years ago. The evolution of the Gabon fossils, representing an early step toward large-sized multicellularity, may have become possible by the first boost in oxygen, whereas the “Cambrian explosion” could have been fuelled by the second. Why it took around 1.5 billion years for the multicellular organisms to take over is currently one of the great unsolved mysteries in the history of the biosphere”.