jueves, septiembre 03, 2009

Sobre la función de la maza defensiva de los anquilosáuridos

Una de las imágenes que no faltaban en los libros de divulgación sobre dinosaurios de hace unos años era la de un anquilosaurio golpeando en la pata de un titanosaurio con el extremo mazudo de su cola. El engrosamiento final en forma de maza de anquilosaurios como Euoplocephalus del Cretácico Superior norteamericano se ha interpretado como una arma defensiva que les permitiría defenderse de los poderosos carnívoros que convivían con ellos como eran los tiranosaurios. Pero estas reconstrucciones de los libros tenían algún viso de realidad, o eran simples juegos de imaginación. Un trabajo recién publicado en la revista PlosOne arroja información sobre el tema.

Más información en Aragosaurus