sábado, febrero 12, 2011

Serpiente cretácica con unas diminutas patas

Las serpientes marinas del Cretácico son unos fósiles claves para entender y reconstruir los primeros pasos en la evolución de las serpientes. El principal y más llamativo carácter de estos reptiles es la ausencia de miembros, lo que les da su aspecto característico. En el Cretácico es donde se detectan serpientes que no han perdido por completo los miembros lo que da una importante información de como sucedió el proceso. Esta línea de trabajo es la que ha llevado un equipo liderado por Alexandra Houssaye, investigadora del Museo Nacional de Historia Natural de París (MNHP) al estudiar Eupodophis descouensis.

Más en Aragosaurus.