sábado, mayo 21, 2011

Oler hasta hacernos mamíferos


Timothy Rowe, Thomas Macrini y Zhe-Xi Luo, estudian, en un artículo recientemente publicado en la revista Science, un tema fascinante como es el origen del cerebro de los mamíferos. El estudio está basado en los magníficos fósiles de diferentes yacimientos del Jurásico y del Cretácico de China. Los autores en su hipótesis de partida se preguntan sobre la secuencia de cambios evolutivos que culminaron en el origen del cerebro de los mamíferos y cómo se diferenciaba el cerebro del mamífero ancestral del de sus parientes más cercanos. Para ello utilizan la técnica de tomografía computerizada de rayos X de alta resolución que permite obtener imágenes de escáner de los diminutos cráneos de mamíferos y demás parientes fósiles www.DigiMorph.org.

Esta técnica, permite obtener imágenes tridimensionales de alta resolución que facilita el estudio de cavidades y tejidos internos a los que sería imposible acceder sin destruir el fósil. Y como estos fósiles son únicos y valiosísimos, hasta ahora no se había estudiado su estructura interna. Los cráneos fósiles de dos mammaliamorfos basales del Jurásico temprano de China,
Morganucodon oehleri y Hadrocodium wui, siete de diversos fósiles primitivos y 27 de mamíferos modernos, entre ellos el marsupial Monodelphis de la fotografía (Foto de Phil Myers en ADW) constituyen el material de base del estudio.

Más en
Aragosaurus