miércoles, noviembre 23, 2011

Calamasuchus, un nuevo anfibio del Triásico del Montesy, Barcelona


Josep Fortuny del ICP lidera una investigación publicada en la revista ‘Acta Palaeontologica Polonica’ en la que se describe Calmasuchus acri, un nuevo género y especie de capitosaurio. Se trata de un grupo de anfibios primitivos que fueron muy abundantes en el Triásico a nivel mundial, pero hasta el momento eran desconocidos en la Península Ibérica. Desde el ICP nos han mandado una nota de prensa que os adjuntamos.

El hallazgo de restos de anfibios primitivos en el Triásico de Montseny (Barcelona), concretamente en el yacimiento de La Móra, es ya antiguo, de hace más de 20 años. Los restos se asignaron inicialmente al género Parotosuchus. El trabajo publicado recientemente revisa esta descripción, mediante el estudio de los restos recuperados en la década de los 90 y en el año 2008. Esto ha permitido reconocer caracteres morfológicos sin describir en los capitosaurios, por lo que cual se ha propuesto el nombre de Calmasaurus acri. Los investigadores le han bautizado así por el Pla de la Calma, topónimo de la localidad donde se encuentra el yacimiento, y por la dureza de la matriz en la que se encontraban incrustados los fósiles (acre, en latín quiere decir duro o fuerte).



Josep Fortuny y sus colaboradores han estudiado también las relaciones de parentesco de este nuevo taxón con el resto de capitosaurios conocidos o dicho de otra manera. Concluyen que el grupo de los capitosaurios tiene siete sinapomorfías, es decir, siete nuevos rasgos evolutivos compartidos por al menos dos miembros de este grupo. Además, sitúan los géneros Cyclotosaurus-Tatrasuchus (conocidos en Alemania y Polonia) y Eryosuchus-Mastodonsaurus (conocidos en Rusia y Alemania) como los taxones más cercanos a Calmasuchus. El estudio se basa en los datos de 26 especies diferentes, entre los que hay especímenes de todo el mundo, pertenecientes al grupo de los capitosaurios y su grupo hermano los trematosaurios. 

Para cada espécimen se evalúan 53 caracteres morfológicos. Tenemos pues una matriz de 26x53, donde el análisis filogenético (de parentesco) identifica estadísticamente qué grupos y especies representan ancestros y descendientes de los capitosaurios. En este caso, el análisis de estas especies y de los datos morfológicos mostró que el ancestro de todos los capitosaurios es probablemente es Wetlugasaurus angustifrons, que vivió en Rusia a principios del período Triásico. Por su parte, el capitosaurio del Montseny se encuentra emparentado con formas europeas, siendo el género Parotosuchus un posible antecesor de Calmasuchus.

El yacimiento de La Móra (Tagamanent, Barcelona) data del Triásico medio, más concretamente del Anisiense, de hace unos 240 millones de años. La Móra se descubrió en 1989 un poco por casualidad, como tantos otros yacimientos en todo el mundo. Fueron dos excursionistas aficionados a la arqueología, Emilio Ramon y Pedro Font, que enseguida lo dieron a conocer al Museo de Ciencias Naturales La Tela de Granollers. El hallazgo llegó rápidamente a la Consejería de Cultura de la Generalitat de Catalunya, quien pidió al antiguo Instituto de Paleontología de Sabadell que iniciara las primeras excavaciones. El resultado fueron cientos de restos craneales y postcraneales de capitosaurio. También se encontraron restos de arcosaurios, emparentados con los actuales cocodrilos, además de los dinosaurios, y de procolofónidos, con una forma similar a los actuales lagartos, pero sin ningún tipo de relación de parentesco. El capitosaurio del Montseny protagonizó en el año 1995 una exposición en el Museo de Ciencias Naturales La Tela de Granollers, y ha sido también expuesto en el Museo del ICP en Sabadell. La reconstrucción puede verse en la fotografía.

La referencia completa es:


Fortuny, J., Galobart, A., & Santisteban, C. (2011). A New Capitosaur from the Middle Triassic of Spain and the Relationships within the Capitosauria Acta Palaeontologica Polonica, 56 (3), 553-566 DOI: 10.4202/app.2010.0025