jueves, febrero 06, 2014

Un nuevo y extraño reptil acuático se ha descrito en el Triásico

Un nuevo reptil acuático del Triásico de China, con una adaptación para alimentarse, muy especializada, acaba de ser descrito por nuestros colegas, los paleontólogos chinos Long Cheng, Xiao-Hong Chen, Qing-Hua Shang y Xiao Chun Wu en la importante revista científica Naturwisenchaften. El reptil, un diápsido, procede del Triásico de Luoping (Yunnan), unos 270 millones de años.

El estudio geológico indica que el yacimiento donde se encontró se deposito con sedimentos marinos costeros, en cuyos niveles se encuentran otros fósiles de reptiles marinos como ictiosaurios, sauropterigios de distintos tipos, protorosauros y archosauriformes. También hay numerosos invertebrados como crustáceos, miriápodos, bivalvos, gasterópodos, belemnites, equinodermos, braquiópodos…Un mar rico en alimentos. La diversidad de esta fauna queda también reflejada por la variedad de mecanismos de alimentación que se encuentran entre los grupos de reptiles Luoping.

El reptil del que queremos hablar en esta nota es muy peculiar. Sus dientes se distribuyen como los dientes de un peine. Más de 175 dientes pleurodontos (están soldados al hueso) se encuentran en cada rama tanto derecha como izquierda de las mandíbulas y de los maxilares. Los maxilares en lugar de estar soldados en la parte medial, están abiertos, y en ambos bordes también se encuentran dientes. Un cráneo realmente singular como se puede ver en la fotografía.

Además, los dientes son como finas agujas. Altos y delicados. En esto se parecen a los de algunos reptiles voladores que también se alimentaban seguramente por filtración de los alimentos en el agua. En contraste con los finos dientes, las mandíbulas son masivas, lo que indican una gran fortaleza y que probablemente tenían fuertes musculaturas para abrirlas y moverlas hacia atrás.

Esto nos indica que Atopodentatus unicus, que así es el nombre que le han puesto a este peculiar reptil diápsido marino (haciendo referencia a la dentición peculiar y única entre los vertebrados) podría haber sido un vertebrado que araba el fondo marino en busca de pequeños organismos bentónicos. Además los dedos de Atopodentatus unicus terminan en pezuñas, esto junto con otras características anatómicas del esqueleto permite afirmar que sería capaz tanto de nadar como de caminar sobre tierra, planicies de marea e islas de arena en la zona intermareal.

El holotipo, un esqueleto casi completo, de algo más de dos metros desde la cabeza a la cola, se encuentra en el Instituto de Geología y recursos minerales de Wuhan, en China.

El que quiera profundizar puede leer el artículo completo: Long Cheng, Xiao-Hong Chen, Qing-Hua Shang, Xiao-Chun Wu. 2014. A new marine reptile from the Triassic of China, with a highly specialized feeding adaptation. Naturwissenschaften. DOI 10.1007/s00114-014-1148-4