lunes, abril 07, 2014

Un dinosaurio, dos huellas distintas

El estudio mediante escaneo láser y técnicas fotogramétricas de una serie de icnitas de dinosaurio del yacimiento de El Frontal (Soria) revela que algunos rastros no reflejan la morfología real de los pies de estos animales, sino que su forma está muy condicionada por factores externos como la cantidad de agua del sedimento. El hallazgo ha sido publicado en la revista PLOS ONE, en una investigación liderada por la investigadora del Institut Català de Paleontología Miquel Crusafont (ICP), Novella Razzolini, en colaboración con el Grupo Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza, la Universidad de Manchester y la empresa Paleoymás.

La forma de las icnitas de dinosaurios está determinada no solo por la forma del pie del animal que la dejó, sino también por las características del sustrato y por el comportamiento del sedimento antes, durante y después de que el animal pasase por encima. Esta circunstancia explica porque en algunos casos se observan grandes diferencias entre dos icnitas que pertenecen a un mismo rastro y que, por tanto, fueron producidas por el mismo animal. Estas diferencias a menudo dificultan la clasificación de estas icnitas por parte de los investigadores.

En el estudio publicado en la revista PLOS ONE, los investigadores han estudiado el efecto de las características del sustrato en la forma de las huellas mediante un escaneo láser (LiDAR) y técnicas fotogramétricas en El Frontal (Soria), un yacimiento con más de 200 icnitas y 45 rastros producidos exclusivamente por dinosaurios terópodos durante el Cretácico inferior (concretamente durante el Berriasianse, hace entre 145 y 140 millones de años). Las técnicas utilizadas permiten obtener modelos de alta resolución en tres dimensiones de las icnitas sobre los que posteriormente se pueden tomar medidas muy precisas de su profundidad.

El estudio, liderado por la investigadora del ICP Novella Razzolini ha contado con la colaboración de investigadores del Grupo Aragosaurus (Universidad de Zaragoza-IUCA), del Royal Veterinary College de Londres, de la Universidad de Manchester y de la empresa Paleoymás, y ha permitido cuantificar de forma detallada la penetración del pie de los dinosaurios en el sustrato, así como estimar la cantidad de agua en el sedimento en el momento de la formación del rastro. La investigación concluye que, cuando se formaron las huellas , el sustrato era de tipo deltaico y no homogéneo, con zonas húmedas y secas que se alternaban probablemente a causa de inundaciones intermitentes de la zona.

El estudio de las huellas fósiles es un campo de investigación que aporta una valiosa información sobre determinados aspectos de la biomecánica de los dinosaurios, como la forma de caminar o las proporciones del cuerpo de los animales que las dejaron. A diferencia de los huesos fósiles, que pueden ser transportados y depositados en rocas más modernas, las icnitas se consideran una evidencia de vida, es decir, sólo las puede formar un organismo vivo desplazándose en el momento en que se estaba formando la roca.

La referneica del trabajo es: Razzolini, NL., Vila, B., Castanera, D., Falkingham, PL., Barco, J. L., Canudo, J.I., Manning, PL. & Galobart, À. (2014). Intra-trackway morphological variations due to substrate consistency: the El Frontal dinosaur tracksite (Lower Cretaceous, Spain). PLOS ONE. DOI: http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0093708