domingo, mayo 18, 2014

El saurópodo más grande


Este fin de semana ha salido en la prensa el descubrimiento de los fósiles de un enorme saurópodo en Chubut (Patagonia). Posiblemente se trata el más grande descubierto hasta el momento, y es el más completo entre los saurópodos gigantescos. Uno de nuestros aragosaureros (J.I. Canudo) ha participado en la campaña de excavación, como se puede ver en la fotografía de nuestro colega Alejandro Otero.  Os adjuntamos la nota de prensa del Museo Egidio Feruglio.

Un equipo de científicos liderado por investigadores del MEF halló restos de una nueva especie de dinosaurio de hace 95 millones de años; posiblemente la más grande que haya vivido en nuestro planeta. Este excepcional descubrimiento no sólo destaca por las dimensiones y cantidad de fósiles, sino también por su inusual estado de preservación.


Nada menos que siete ejemplares de colosales dinosaurios herbívoros, quizás las mayores criaturas que anduvieron sobre la Tierra, fueron encontrados en un único yacimiento en la Provincia del Chubut (Argentina). El hallazgo sorprendió a los científicos que, hasta ahora, sólo conocían la anatomía de los gigantescos saurópodos en base a restos fragmentarios de otras especies.


Estos animales vivieron a finales de la era Mesozoica cuando los dinosaurios dominaron los ecosistemas terrestres. Un grupo en particular desarrolló formas verdaderamente gigantes: los dinosaurios saurópodos, caracterizados por su andar cuadrúpedo, con cuello y cola muy largos y un cráneo pequeño. Según los investigadores, los restos pertenecen a un grupo particular de dinosaurio saurópodo, denominado titanosaurios, que incluye animales extremadamente grandes como el Puertasaurus, hallado en Santa Cruz, y el Argentinosaurus de Neuquén.


Los primeros análisis sugieren que la nueva especie descubierta habría alcanzado los 40 metros de longitud y las 80 toneladas de peso. “Es como dos camiones con acoplado, uno detrás de otro, y el peso equivalente a más de 14 elefantes africanos juntos”, dice José Luis Carballido, especialista en dinosaurios del MEF y a cargo del estudio de estos ejemplares. Tales dimensiones ponen el foco sobre hasta qué punto pudieron haber crecido estos animales. “Es un verdadero tesoro paleontológico”, agrega. “Había muchos restos y estaban prácticamente intactos, algo que no pasa con frecuencia. De hecho, los restos de titanosaurios gigantes conocidos hasta ahora son escasos y fragmentarios”. El nuevo yacimiento produjo más de 200 fósiles. Allí, los investigadores encontraron parte del cuello y gran parte del dorso, la mayoría de las vértebras de la cola y miembros anteriores y posteriores, entre otros huesos. Además, entre los restos había más de 60 dientes de dinosaurios carnívoros de gran tamaño.