martes, octubre 28, 2014

Primeras huellas de cocodrilos nadadores en el Cretácico Superior de Europa


En el suroeste de Europa existe un abundante registro fósil de vertebrados que incluye dinosaurios, quelonios, pterosaurios y también cocodrilos, además de pequeños mamíferos, reptiles y anfibios. Todo este registro ha sido objeto de múltiples trabajos y estudios que han proporcionado una visión muy detallada de cómo estaban constituidas las faunas de vertebrados pocos millones de años antes de la extinción que tuvo lugar en el tránsito Cretácico-Paleógeno (el llamado tránsito Cretácico-Terciario o KT).

El grupo de los cocodrilos, grupo de arcosaurios emparentado con los dinosaurios, globalmente se encuentra entre los componentes  más abundantes de las faunas de vertebrados del Mesozoico. Su registro fósil es conocido en todos los continentes e incluye restos óseos, coprolitos, huellas y huevos. En relación a su registro icnológico (huellas y rastros) varios autores han destacado la presencia de huellas producidas por animales nadadores. Todas ellas son comunes en sedimentos anteriores al Cretácico superior.

En Europa, los cocodrilos se encuentran entre los representantes más comunes en las asociaciones de fósiles de cualquier localidad del Cretácico superior. Así, el grupo está bien representado en la región por varios taxones (Musturzabalsuchus, Acynodon, Allodaposuchus, Arenysuchus, Doratodon, entre otros) juntos con otros restos fósiles indeterminados de las cuencas de Francia, Italia, España y Portugal. Sin embargo su registro fósil de huellas en Europa era hasta el momento ausente.

En un reciente trabajo publicado en la revista Lethaia los investigadores Bernat Vila, Diego Castanera y José Ignacio Canudo del Grupo Aragosaurus de la Universidad de Zaragoza junto con colaboradores del Institut Català de Paleontologia acaban de realizar una valiosa contribución al registro fósil de este grupo antes del límite KT. En este trabajo, titulado “Crocodile swim tracks from the latest Cretaceous of Europe” los autores han documentado las primeras evidencias de cocodrilos nadadores en el Cretácico superior de Europa, siendo probablemente las últimas en el mundo antes del evento de extinción del Cretácico-Paleógeno.

Las huellas han sido documentadas en cinco localidades del vertiente sur de los Pirineos, en Aragón (localidades de Serraduy) y Cataluña (localidades de Fumanya, Mata del Viudà y Barranc de Guixers). Todas ellas pertenecen a la Formación Tremp aunque caracterizan distintos ambientes sedimentarios. Varias de las huellas han sido descritas en ambientes de llanura fangosa litoral junto con huellas de dinosaurios saurópodos; otras se encuentran en ambientes fluviales junto con abundantes huellas de dinosaurios hadrosaurios.

Las huellas de natación corresponden a marcas de dos a cinco arañazos paralelos, de forma alargada y recta. En otras localidades se observan huellas de pies, también con marcas de arrastre de los dedos. La mayoría de las huellas han sido asignadas al icnogénero Characichnos, mientras que un único pie plantígrado se asigna al icnogénero cf. Crocodylopodus. Esta tipología de huellas indica que fueron producidas por animales parcialmente flotantes cuyas extremidades no contactaban completamente con el sustrato durante la locomoción. Es decir, muestra una habilidad para una propulsión alternada de las extremidades en aguas poco profundas de un animal terrestre en vez de una propulsión completamente acuática.

Estas condiciones llevan a los investigadores a discutir su formación en los distintos ambientes sedimentarios. Así, en los ambientes de lagoon, las huellas de los cocodrilos nadadores fueron producidas durante la subida del nivel del agua en sucesivos ciclos de marea; en los ambientes fluviales, las huellas fueron producidas dentro del canal en momentos de bajo nivel del agua.

Como se ha reseñado anteriormente, uno de los puntos más significativos del estudio es su contexto cronostratigráfico. A día de hoy no existen citas de huellas de cocodrilos en el Cretácico superior de Europa y las evidencias estudiadas en este trabajo representan el primer y más reciente registro del grupo en la última parte del Cretácico (Cron 29r) en este continente y probablemente en el mundo.

Referencia completa:
Vila, B., Castanera, D., Marmi, J., Canudo, J.I. & Galobart, À. 2014: Crocodile swim tracks from the latest Cretaceous of Europe. Lethaia, DOI: 10.1111/let.12103.