viernes, enero 02, 2015

Un nuevo cocodrilo del Maastrichtiense de los Pirineos


 Nuestros aragosaureros Eduardo Puértolas y Bernat Vila son dos de los autores de la descripción del nuevo crocodrilio. La investigación encabezada por el investigador Alex Blanco del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) describe la nueva especie Allodaposuchus palustris de hace unos 70 millones de años en los yacimientos de Fumanya (Berguedà, Barcelona), ricos en restos de dinosaurios. A diferencia de otras especies de hábitats fluviales de este género exclusivamente europeo, A. palustris vivía en una zona de marismas costeras de salinidad variable. El hallazgo, publicado en la revista PLOS ONE, sitúa este género dentro del grupo Crocodylia, que incluye los cocodrilos, caimanes, aligátores y gaviales actuales. Nuestro compañeros del ICP han preparado una nota de prensa que os adjuntamos.

 Al final del Cretácico, hace entre 72 y 66 millones de años, el área que actualmente ocupan los Pirineos presentaba un aspecto muy distinto al actual. El relieve muy suave estaba surcado por ríos y también había zonas de marismas de agua dulce y salada bajo un clima subtropical que favorecía el crecimiento de unas coníferas extinguidas parecidas a los cipreses, además de palmeras, helechos y carófitas (un grupo de algas de agua dulce). En este paisaje, en el cual abundaban los últimos dinosaurios que vivieron en Europa, hay que añadir ahora la nueva especie Allodaposuchus palustris.

Los hallazgos realizados en los yacimientos de Fumanya (Berguedà, Barcelona) entre los años 2004 y 2008 utilizados para describir la nueva especie incluyen restos del cráneo y del esqueleto post-craneal y permiten concluir que este género endémico de Europa no es tan primitivo como se creía. El género Allodaposuchus fue descrito en 1928 y, hasta el momento, sólo se conocían dos especies: A. precedens hallado en Rumania y A. subjuniperus, proveniente del Pirineo aragonés. Ambas especies fueron descritas exclusivamente a partir de restos craneales lo que dificultaba situar filogenéticamente con exactitud a este grupo.

 El nuevo hallazgo aleja el género Alladaposuchus del grupo basal de cocodrilos  con los que se le relacionaba hasta ahora (Hylaeochampsidae), y lo sitúa dentro del grupo de los Crocodylia, que incluye todas las especies actuales de cocodrilos, caimanes, aligátores y gaviales. El hallazgo sugiere que las distintas especies de Allodaposuchus se originaron en el dominio Ibero-Armoricano (una isla situada en el suroeste de Europa y que estaba formada por la actual Península Ibérica y Francia) hace unos 80 millones de años, y que posteriormente se dispersó por los restos del archipiélago europeo especiando en distintas especies.

La descripción de esta nueva especie amplía el rango ecológico de este género. A diferencia de las dos especies conocidas anteriormente que vivían en ambientes fluviales, Allodaposuchus palustris vivía en un hábitat de marismas de agua salada, de ahí su nombre. "Esta zona de marismas era un mosaico de lagos de agua dulce donde vivían las algas carófitas, llanuras fangosas inundadas de agua salobre y pequeños pantanos donde crecían las coníferas extinguidas del género Frenelopsis, palmeras y helechos. Estos humedales eran el hábitat de peces, tortugas y rebaños de titanosaurios", explica Alex Blanco, responsable de la investigación que ha sido publicada en la revista PLOS ONE.




La descripción de la nueva especie de cocodrilo aporta nueva información sobre la fauna de esta zona que ha generado numerosas publicaciones científicas en los últimos años. El conjunto de yacimientos de Fumanya tienen una extensión de más de 38.000 m2 y son conocidos internacionalmente por sus más de 3.500 huellas de titanosaurio que quedaron al descubierto en 1985, cuando finalizó la explotación minera de esta zona. Su estudio ha permitido hacer inferencias sobre la locomoción de estos animales y han permitido reconstruir el ambiente en el que vivieron estos dinosaurios.

Otro artículo publicado hace pocos meses por el investigador del ICP Josep Marmi ha contribuido a describir la vegetación de esta zona y a asociara los titanosaurios a la misma zona de humedales costeros que Allodaposuchus palustris. A partir del estudio de diferentes niveles con huellas representados en las rocas sedimentarias que se originaron en estos humedales se han identificado dos comportamientos distintos de estos animales: en la zona con más vegetación se observa una concentración 10 veces superior de huellas, lo que parece indicar que eran zonas de alimentación. En la zona no vegetada, en cambio, hay menos huellas y los animales se desplazaban de forma más errática, aparentemente sin un objetivo concreto.


- Blanco, A., Puértolas-Pascual, E,. Marmi, J., Vila, B., Garcia-Sellés, A. (2014), Allodaposuchus palustris sp. nov. from the upper Cretaceous 1 of Fumanya (south-eastern Pyrenees, Iberian Peninsula): systematics, palaeoecology and palaeobiogeography of the enigmatic allodaposuchian crocodylians. PLOS ONE. doi: 10.1371/journal.pone.0115837

-  Marmi, J., Vila, B., Martín-Closas, C., Villalba-Breva, S. (2014), Reconstructing the foraging environment of the latest titanosaurs (Fumanya dinosaur tracksite, Catalonia), Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology, 410: 380-389. doi:10.1016/j.palaeo.2014.06.007