miércoles, septiembre 30, 2009

Microorganismos acabando con los gigantescos Tyrannosaurus


El último número de la revista Plos One publica un curioso artículo donde se estudian las patologías encontradas en diferentes ejemplares de Tyrannosaurus rex del Cretácico Superior de Norteamérica. Se trata de unos agujeros que interpretan como resultado con una infección producida por protozoos. En rapaces actuales se han visto estructuras similares producidas por la infección de Tricomonas gallinae. La severidad de las patologías podrían indicar que sería la causa de muerte de los grandes tiranosauridos donde se han encontrado. Que ironía, gigantescos carnívoros derrotados por microscópicos protozoos.

Los fósiles de Tyrannosaurus rex y otro tiranosáuridos presentan de manera común unas lesiones en forma circular situdas en la mandíbula, a veces en un lado, o en los dos. Las causas de estas lesiones ha sido interpretado en Sue, el T. rex mas famoso, como resultado de una infección bacteriana del hueso (actinomycosis) o por marcas de mordiscos de otros tiranosáuridos.


Más información en Aragosaurus.