jueves, octubre 08, 2009

La ciencia española no necesita tijeras

Sentimos llegar tarde para unirnos a esta iniciativa de la blogosfera española, pero no podemos resistirnos a expresar nuestro apoyo a una idea nacida desde el blog La Aldea Irreductible, y que se ha extendido por más de 800 blogs de ciencia de este país.


El famoso recorte de I+D, que ahora se encuentra en un inquietante 15% (y se supone que debemos agradecer que el recorte haya bajado desde un astronómico 37%, lo cual me recuerda al viejo chiste de "fulanito, ha muerto tu padre, tu madre, tu esposa y tus tres hijos", fulanito: "¡¡que me estas contando? mi vida se ha ido a la mierda!!", "¡¡que no hombre que no!!, que solo ha muerto uno de tus hijos...

En muchos muchos blogs se ha comentado la ironía de pretender arreglar el desempleo a través del I+D, y que la primera medida para ello sea recortar los presupuestos. También se ha tratado en innumerables sitios la necesidad de seguir investigando en medicina, biotecnología, ingeniería. Pero desde aragosaurus queremos criticar un pensamiento pesimista que parece muy extendido en nuestro entorno más cercano, la paleontología.

Hemos oído en repetidas ocasiones estos días la frase: "Estamos bien jodidos, por donde van a empezar a recortar si no es en patrimonio", " Seguro que a los médicos y a los genetistas no les recortan, pero a los paleontólogos, que no hacemos ningún bien directo a la sociedad..."

¿De verdad pensáis que la Paleo no sirve para nada? ¿Qué es menos importante que la medicina, la física aplicada o la química?. Bueno, quizás ninguno de nosotros encontremos la vacuna contra el sida en un trilobites, o evitemos una catástrofe con ayuda de un Galvesaurus y un Cantalera, pero desde luego importamos. En primer lugar, si consideramos el aspecto patrimonial de la paleontología, no hay que olvidarse que el patrimonio de un pueblo (y en este caso concreto nos referimos a ese pueblo llamado humanidad) es parte de su historia, sus raíces y, aunque no lo parezca, su actividad económica. La paleo mueve pasta, aunque no lo parezca a veces cuando intentamos pedir una subvención, pero en países como Estados Unidos o Alemania la empresa privada invierte en paleontología. Y estamos hablando de empresas grandes, de las que no apuestan si no van a ganar. Aquí mismo, pequeños museos hechos con cuatro duros simbólicos alcanzan los 100.000 visitantes en menos de 8 años. Y eso que están situados en pequeños pueblos de poco más de 2000 habitantes.

Pero por otro lado la paleontología si que puede salvar vidas. Y muchas. No sabemos como de claro tiene la sociedad la situación actual de nuestro planeta, pero hay muchos datos que marcan que La Tierra esta evolucionando hacia una situación que no va a ser nada cómoda para nuestra especie. Desde luego, no creemos que se acabe la vida en el planeta (siempre hemos pensado que los humanos no tenemos esa capacidad, que en ese aspecto somos muy egocéntricos) pero desde luego no se está convirtiendo en un lugar agradable para los seres humanos. Y además parece que no nos podemos quejar, porque al menos parte de la culpa la tenemos nosotros.

El caso es que estos cambios que se producen en la actualidad ya se han producido muchas veces en el pasado. El cambio climático que tanto les gusta a los periodistas ha sucedido innumerables veces. Las extinciones han sido frecuentes en el pasado, incluso las extinciones en masa. Y linajes evolutivos con muchos más años danzando por el planeta que nosotros han desaparecido. Resumiendo, las pistas sobre donde fracasaron otros seres vivos en la lucha por al supervivencia, a que problemas se enfrentaron, como algunos los superaron y como otros perecieron están escritas en ese libro tan inmenso que llamamos geología. Y necesitamos aprender a leerlo.

Por poner un ejemplo (polémico eso si), allí está la sexta extinción. Los humanos estamos matando a todo bicho viviente, a tasas más elevadas que nunca. ¿o no? La verdad es que todavía no tenemos un conocimiento completo del pasado, ni mucho menos. No sabemos cual es la tasa real de extinción de fondo, porque no hemos conseguido recuperar ni siquiera un pequeño porcentaje de todas las especies que se han extinguido en el planeta. Se habla actualmente de árboles del amazonas que constituyen ecosistemas completos, y cuando son talados decenas de especies se extinguen. ¿Pero por qué esto no pudo pasar en el Jurásico, cuando un pequeño bosque fuera arrasado por una manada de saurópodos? Necesitamos seguir comprendiendo el pasado, seguir haciendo paleontología, geología, estratigrafía, incluso cristalografía, para entender primero que es lo "normal" para la biodiversidad en la tierra, y desde allí valorar nuestra situación actual y poder tomar medidas, buscando soluciones a esta sexta extinción en la crónica de las cinco anteriores. Y para eso necesitamos excavar, muestrear, preparar, estudiar y publicar. Y todo cuesta dinero. Y si tenemos un 37% menos de dinero, o incluso un 15% menos, también tardaremos un 37 o un 15% más en descubrir todo eso. E igual no tenemos tanto tiempo.

NO AL TIJERETAZO

1 comentario:

 Dinoman dijo...

No puedo estar más de acuerdo con lo que publicáis. Con la venia voy a incluir el banner en Dinófilos.

¡¡Saludos a todos!!