martes, septiembre 13, 2011

¿Pescado o carne? Los primeros tetrápodos se diversificaron para comer de todo


Investigadores del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) en colaboración con el Laboratorio para la Innovación Tecnológica de las Estructuras y los Materiales (LITEM) de la Universitat Politècnica de Catalunya en Terrasa, han publicado esta semana un estudio sobre como se alimentaban los primeros tetrápodos, los primeros vertebrados que adquirieron miembros y dedos. El artículo liderado por el investigador del ICP Josep Fortuny, se ha publicado en la prestigiosa revista Journal of Evolutionary Biology.

El trabajo se centra en el grupo más numeroso de los primeros tetrápodos, los llamados temnospóndilos, del que se han analizado fósiles encontrados en todo el mundo. Este grupo, ya extinto y que podemos considerar como el abuelo de los actuales anfibios, agrupa formas muy diversas, con tamaños que van entre los pocos centímetros y los 6 metros. Ahora, gracias al uso de técnicas computacionales –tradicionalmente usadas en ingeniería- y de morfometría geométrica, se ha comprobado que su alimentación era muy diferente entre las diversas especies de este grupo.

Algunos temnospóndilos, por ejemplo, se alimentaban de forma similar a los actuales cocodrilos, dado que cazaban a su presa y la mordían de forma directa; algunos lo hacían de forma más parecida a los actuales gaviales –cocodrilos con un hocico muy delgado y alargado-, depredando sobre peces y pequeñas formas acuáticas. De hecho, lo que revela el estudio de la morfología del cráneo de estos tetrápodos es que la diversidad en la alimentación de este grupo era muy grande: desde especies que sólo se alimentaban de formas acuáticas, a otras con una alimentación anfibia y, incluso, algunas con cráneos adaptados a la alimentación terrestre.

El resto de la información en Aragosaurus o en el ICP