lunes, noviembre 14, 2011

Mureropodia apae, un nuevo invertebrado del Cámbrico de España

Nuestros colegas de la Universidad de Zaragoza José Antonio Gámez, Eladio Liñán y Andrey Zhuravlev acaban de publicar la descripción de un enigmático fósil llamado Mureropodia apae descubierto en el famoso yacimiento de Murero (Zaragoza). Se trata de un primitivo y raro fósil del Cámbrico inferior (unos 520 millones de años) sin representantes actuales, que podría ser un ancestro de los artrópodos y de algunos tipos de gusanos.


Mureropodia apae pertenece a un grupo extinguido de los Xenúxidos. Se trata de un grupo de “gusanos” primitivos dotados de patas y que también estaría relacionado con los artrópodos. Sus caracteres lo representan como una especie de animal “puzle” que posee cuerpo de gusano cubierto por multitud de diminutas verrugas y por microplacas de donde salían “pelos” táctiles y quimiorreceptores, que tiene al menos cinco pares de patas cortas y telescópicas para una locomoción lenta y provistas de garras para excavar galerías en el fondo marino, que posee una larga trompa o probóscide para detectar y cazar presas ocultas en el fango, dotado de un sistema digestivo con boca y ano y, finalmente, con apéndices anteniformes insertados en la parte anterior de la probóscide. La conservación del fósil excepcional, esto ha permitido a los investigadores describrir haces musculares entretejidos y distribuidos a lo largo de todo el cuerpo formando un saco dermomuscular. Mureropodia apae sería un animal “todo terreno”, pero mejor adaptado a vivir y cazar en el medio marino endobentónico (subterráneo) mediante movimientos peristálticos y que seguramente no sería demasiado.


Murero es el yacimiento Cámbrico conocido como la “Capilla Sixtina de los trilobites” por la conservación, abundancia y variedad de estos fósiles, cuyo número se aproxima a la cifra de cien especies. También lo es por sus recientes y excepcionales hallazgos de animales primitivos de cuerpo blando fosilizados con una extraordinaria nitidez. Murero es uno de esos lugares donde se puede estudiar la explosión cámbrica. Se trata de un hito geológico y paleontológico único en la historia de la Tierra, por el que la biosfera pasó (en un lapso muy corto de tiempo) de estar dominada por un mundo microbiano a constituirse en otra con una estructura ecológica ya moderna donde, como en la biosfera actual, los animales eran los organismos predominantes y existía la depredación. Esta asociación de fósiles de conservación excepcional es internacionalmente conocida como la biota de Murero. que comprende numerosos grupos de artrópodos, algas, esponjas, gusanos cefalorrínquidos, equinodermos, braquiópodos, pistas fósiles y otros grupos de asignación biológica incierta.


El yacimiento celebrará el próximo año el 150 aniversario de su descubrimiento. Después de 35 años de excavaciones ininterrumpidas por parte del “equipo Murero”-IUCA de la Universidad de Zaragoza, su riqueza paleontológica y extensión es tal que se calcula apenas se conoce el 40 por ciento de las especies que contiene.


La referencia completa es:



Gámez Vintaned, J.A., Liñán, E., & Zhuravlev, A. Y. (2011). A New Early Cambrian Lobopod-Bearing Animal (Murero, Spain) and the Problem of the Ecdysozoan Early Diversification Evolutionary Biology, Part 3, 193-219 DOI: 10.1007/978-3-642-20763-1_12