viernes, mayo 04, 2012

Vida y Muerte de una familia de saurópodos

Los rebaquisáuridos son un grupo de saurópodos de mediano tamaño abundantes en el Cretácico Inferior y el comienzo del Cretácico Superior de Sudamérica, África y Europa. Son especialmente interesantes para estudiar la dispersión de los animales terrestres durante el Cretácico Inferior, pero de eso no vamos a hablaros a ahora. Los que siguen esta web conocen que una de las líneas de investigación del grupo Aragosaurus-IUCA se encuentra al norte de la Patagonia. Hace tres años encontramos un excepcional yacimiento en el centro de la provincia de Neuquén con un esqueleto de un animal adulto y restos de individuos juveniles. Acabamos de terminar la investigación de una parte de estos fósiles.

La prestigiosa revista Journal of Vertebrate Paleontology acaba de publicar un artículo donde describimos los fósiles de los individuos juveniles. Hay huesos largos y vértebras de dos ejemplares inmaduros de pequeño tamaño. Estos restos se encontraban en relación con la carcasa articulada de un rebachisáurido adulto que se puede ver en la fotografía. La hipótesis del trabajo es que se trataba de un grupo familiar que murieron prácticamente a la vez. Podemos incluso pensar que la muerte de la “madre” desencadeno la muerte poco después de los ejemplares más pequeños, pero eso nunca lo sabremos. Lo importante es que este yacimiento representa una evidencia que los rebachisáuridos juveniles se mantenían con los individuos adultos. Evidencias presentadas por otros autores parecían sugerir que no existía esta relación y los juveniles de los saurópodos no se integraban en grupos familiares con los adultos. Esta aparente diferencia se podría explicar porque habría taxones de saurópodos que cuidarían a su prole y otros no. Un comportamiento protector de las crías no es raro y se ha descrito en otros dinosaurios.

Los fósiles de cf. Zapalasaurus, que así se ha nombrado a este saurópodo, se han encontrado en la Formación Rayoso (unos 110 millones de años). Se trata del primer dinosaurio encontrado de esta formación. Son areniscas depositadas en una llanura costera que hemos prospectado de manera exhaustiva, sin embargo son muy raros los fósiles de vertebrados. La razón es que se deposito en un área de gran aridez, de hecho son abundantes el yeso y los cristales de halita. Estos minerales son indicadores de un clima extremo, lugar poco adecuado para unos animales como los saurópodos. Que hacía “una madre” Zapalasaurus con su prole en un medio inhóspito. ¿Vivía en él, o iban de paso? ¿No sobrevivieron el paso de este lugar tan árido? Preguntas que no tienen respuesta, pero que nos permite despertar la imaginación.

Esta investigación la hemos llevado un equipo formado por aragosaureros, colegas del Museo Provincial de Ciencias Naturales “Prof. Dr. Juan A. Olsacher” de Zapala, del Conicet, de la Universidad Nacional de Río Negro y del Museo Egidio Feruglio

La referencia completa es: Salgado, L., Canudo, J.I., Garrido, A.C., Carballido, J.L. 2012. Evidence of gregariousness in Rebbachisauridae (Dinosauria, Sauropoda, Diplodocoidea) in the Early Cretaceous of Neuquén (Rayoso Formation), Patagonia, Argentina. Journal of Vertebrate Paleontology, 32(3), 603-613