miércoles, junio 26, 2013

Recuperados los huesos del pequeño vertebrado fósil robado en Coll de Nargo



El fósil robado el 30 de mayo del yacimiento del Mirador del Cretaci en Coll de Nargó (Lleida) ha aparecido esta mañana a pocos metros de donde fue sustraído. Dentro de la estructura de yeso que lo contenía se han encontrado varios fragmentos de roca que serán trasladados al laboratorio de restauración del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) para analizar el estado de los restos del esqueleto, que pertenecían a un vertebrado de hace 70 millones de años.

Una llamada anónima ha notificado la presencia del bloque de yeso elaborado por los investigadores del ICP junto al aparcamiento del Mirador del Cretaci, a pocos metros de distancia de donde había sido hallado el fósil original. La roca que contenía el fósil estaba rota en varios fragmentos que habían sido introducidos de nuevo dentro de la estructura de yeso.

En un primer análisis, los investigadores han podido comprobar que los restos del fósil todavía están, aunque no se podrá conocer su estado de conservación hasta que no lo estudien los técnicos del laboratorio de restauración del ICP. La recuperación es fruto de las gestiones policiales llevadas a cabo hasta el momento por los Mossos d'Esquadra, en el marco de una investigación que sigue abierta.

El fósil corresponde a un vertebrado de hace 70 millones de años que se encontró en una zona con abundantes puestas de huevos de dinosaurio, lo que hace sospechar a los investigadores que se puede tratar de una cría de dinosaurio o de un depredador de estos. La parte visible del esqueleto está formada por cinco o seis vértebras y distintos huesos que podrían pertenecer a la extremidad superior del animal. Se trata de un esqueleto articulado, es decir, los restos se encuentran en posición anatómica lo que lo hace muy interesante para los paleontólogos.

El hallazgo de los restos originales la realizó Francesc Pérez Peralba, miembro de Els Amics dels Dinosaures de l'Alt Urgell (ADAU) que dio aviso a los paleontólogos del ICP que comenzaron los trabajos para extraerlo a finales de mayo. El fósil, que debía ser trasladado a los laboratorios del Institut para su estudio, desapareció el dia antes de su extracción.