miércoles, abril 30, 2014

Primera descripción de una patología ósea en un cocodrilo del Eoceno

Un trabajo publicado esta semana por miembros del Centre de Recuperació d’Amfibis i Rèptils de Catalunya (CRARC), la Universidad de Zaragoza y el Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) en la revista Historical Biology presenta por primera vez la descripción de una enfermedad inflamatoria en una falange de un cocodrilo de hace aproximadamente 50 millones de años proveniente de un yacimiento de Aragón. Esta lesión, posiblemente originada por una fractura, es una enfermedad común en reptiles actuales.


En el estudio, los investigadores han llevado a cabo una evaluación detallada de una falange del pie de un cocodrilo descubierta en el yacimiento conocido como La Boixedat y actualmente custodiada por el Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont. Esta localidad situada cerca del pueblo de Roda de Isábena (Aragón) fue excavada por el mismo Miquel Crusafont a mediados de los años 50 del siglo pasado y ha proporcionado material fósil de mamíferos, incluyendo creodontos (un grupo extinto de mamíferos carnívoros) , perisodáctilos (el grupo que incluye los caballo y asnos actuales, entre otros), así como prosimios y artiodáctilos. Entre los restos reptilianos se han reconocido fósiles de tortugas y cocodrilos.

A partir de la descripción microscópica y macroscópica y con la ayuda de las imágenes obtenidas mediante el equipo de tomografía computarizada del ICP, los investigadores han detectado una enfermedad inflamatoria que afectó la pata posterior izquierda de este animal. La primera falange presenta una anormalidad morfológica conocida como osteítis proliferativa, que no se observa en otros dedos del mismo individuo ni en el de especies actuales como el cocodrilo del Nilo (Crocodylus niloticus). Este hallazgo supone la primera descripción de una patología de un cocodrilo del Eoceno en la península Ibérica.


La falange afectada muestra un crecimiento óseo moderado, un callo que cubre parte del tercio medial de la diáfisis distal, probablemente como reacción a una fractura o a un proceso de desgaste que provocó una inflamación alrededor de la lesión primaria. Esta lesión tuvo lugar en el cocodrilo afectado durante mucho tiempo (años antes de morir), deformando el perfil de su dedo y dejando un rastro óseo que ha podido ser detectado una vez fosilizado. Se desconoce el origen de la patología, aunque podría ser consecuencia de luchas territoriales, tal como se observa en cocodrilos actuales.

El estudio se enmarca en el convenio de colaboración entre el Departamento de Faunas del Mesozoico del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y el Centre de Recuperació d’Amfibis i Rèptils de Catalunya (CRARC) que ha permitido en los últimos años los investigadores de ambas instituciones colaborar y profundizar en diversos aspectos de la investigación de los reptiles actuales y extinguidos. En el estudio también ha participado el Grupo Aragosaurus-IUCA, de la Universidad de Zaragoza y la ilustradora científica Agnès Amblàs.

+ info: Martínez-Silvestre, A., Vila, B., Fortuny, J. & Amblàs, A. (2014). Digital proliferative osteitis due to stress fracture in an Eocene crocodilian. Historical Biology. doi:10.1080:08912963.2014.906409