miércoles, septiembre 23, 2015

Combinando microvertebrados, registro marino e isótopos estables para reconstruir los ambientes del pasado

Estamos de enhorabuena con mayúsculas. Nuestro aragosaurero Juan Rofes (CNRS/MNHN-Paris) ha liderado un trabajo que acaba de publicarse en la prestigiosa revista británica Scientific Reports del grupo Nature. Con un alto índice de impacto (WOS 2014: 5,58), es la quinta revista multidisciplinaria más importante del mundo. Este artículo ha significado aunar los esfuerzos de investigadores de numerosas disciplinas, la mayoría de ellos de la UPV-EHU, y esperamos tenga una gran repercusión científica y mediática.

Por primera vez se han combinado tres importantes registros paleoclimáticos (pequeños vertebrados, microfauna marina e isótopos estables) para obtener mayor resolución en la reconstrucción ambiental de la Región Cantábrica durante el Pleistoceno Superior, cubriendo cerca de 35.000 años. Dos de estos registros vienen de Antoliñako Koba (Bizkaia, España), un depósito arqueológico excepcional que contiene una larga secuencia crono-cultural de nueve niveles, desde el Auriñaciense hasta el Epipaleolítico. Este yacimiento fue excavado y procesado durante 20 años por el arqueólogo Mikel Aguirre (UNED). La foto de arriba corresponde a las excavaciones en la cueva, situada a poca distancia del litoral.

La señal paleoecológica de los microvertebrados (mamíferos, anfibios y reptiles) y los datos de isótopos estables (carbono y nitrógeno) obtenidos de este yacimiento continental son contrastados con evidencia microfaunística marina (foraminíferos plantónicos y bénticos, ostrácodos e isótopos de oxígeno) recolectados al sur de la Bahía de Bizkaia por la Dra. Blanca Martínez García (UPV-EHU). Una serie de fechados radiocarbónicos para la secuencia de Antoliña hicieron posible comparar las diferentes señales entre sí, y también con otros conocidos registros ambientales Noratlánticos (episodios sedimentológicos y palinológicos para la Región Cantábrica, variaciones del nivel eustático y curvas de isótopos de oxígenos de sondeos de hielo del norte de Groenlandia-NGRIP).

Los dos principales objetivos de este estudio son, por tanto: 1) contrastar los registros continental y marino de la misma región, llenando los vacíos que suelen existir en las secuencias terrestres con el registro marino, generalmente más completo; y 2) obtener una reconstrucción paleoambiental continua para el período entre 44 y 9 mil años antes del presente (cal BP) en la Región Cantábrica, correlacionando todas las señales mencionadas anteriormente. Una serie de eventos cálidos y fríos se han registrado a nivel regional, que coinciden en mayor o menor medida con la evolución climática del hemisferio norte durante el Pleistoceno Superior, discutiéndose toda esta problemática en detalle a lo largo del trabajo, que cuenta además con una amplia y rigurosa sección metodológica.

Referencia completa:
Rofes, J., Garcia-Ibaibarriaga, N., Aguirre, M., Martínez-García, B., Ortega, L., Zuluaga, M.C., Bailon, S., Alonso-Olazabal, A., Castaños, J. & Murelaga, X. Combining Small-Vertebrate, Marine and Stable-Isotope Data to Reconstruct Past Environments. Scientific Reports 5, 14219; doi: 10.1038/srep14219 (2015).


WEB link: http://www.nature.com/articles/srep14219