viernes, abril 15, 2016

Insularidad y diversificación Holocena de la musaraña de campo en el extremo Noroccidental de Europa



Tras dos años de dura labor revisando colecciones arqueológicas y modernas de toda Europa en el marco de un Proyecto Europeo Marie Curie, nuestro aragosaurero Juan Rofes (CNRS/MNHN-Paris) acaba de presentar los primeros resultados obtenidos en el Congreso de la Association for Environmental Archaeology, llevado a cabo entre el 1 y el 5 de Abril en la Isla de Orkney, al norte de Escocia (UK). Este trabajo se ha realizado en estrecha colaboración con los investigadores Thomas Cucchi y Anne Tresset, ambos también del CNRS/MNHN de París.

La musaraña de campo (Crocidura suaveolens) se distribuye en la actualidad por muchas islas del extremo Noroeste de Europa. Su estatus, autóctono o bien introducida accidentalmente por los humanos, es objeto de debate. Estudios anteriores sugieren que C. suaveolens ocupaba originalmente la mayor parte de las islas del Canal de la Mancha, el mar de Iroisia y el margen Atlántico de Francia, antes de que fuera desplazada por su competidor natural, C. russula, de carácter más antropófilo y presente hoy en aquellas islas con mayor intercambio con el continente. En consecuencia,  C. suaveolens podría haber estado presente desde las islas Scilly (UK) hasta el este del Canal de la Mancha, y hasta el estuario del Loira en Francia antes de la transgresión marina Flandriense, iniciada hace unos 14 mil años. Alternativamente, esta especie, que tiene costumbres moderadamente antropófilas, podría haber sido introducida en las islas en tiempos más recientes.

El Archipiélago de Molène (AM) (Bretaña francesa) es un excelente emplazamiento para investigar estas alternativas. Fenómenos tanto naturales como antrópicos podrían haber determinado las características insulares de las poblaciones actuales. Junto con la transgresión marina que llevó a la configuración actual del AM, los contactos humanos con el continente y entre las diferentes islas contribuyeron a modelar las comunidades de pequeños mamíferos. Hasta la fecha, el registro arqueológico más antiguo de C. suaveolens en la zona ha sido encontrado en los niveles de abandono de la Edad del Bronce del yacimiento de Be gar Loued (Isla de Molène, ca. 1500 cal BC), antes de los últimos episodios de fragmentación de las islas. Por medio de un enfoque morfogeométrico, incluyendo materiales tanto modernos como arqueológicos de varias islas del AM, el Canal de la Mancha y el continente, tratamos de explicar la historia evolutiva de C. suaveolens en estos contextos tan particulares. El desarrollo del síndrome insular (poco conocido en las musarañas en general) y las diferencias en la geometría de la mandíbula se discuten en esta comunicación, así como el grado en que factores naturales (presión climática, cronología de la recolonización post-glacial y transgresión Flandriense) y la expansión humana condicionaron el proceso.

El título de la presentación es: Insular syndrome and Holocene diversification of Crocidura suaveolens (Mammalia, Soricidae) on the NW fringe of the European Continent: natural forcing or human driven process? by Juan Rofes, Thomas Cucchi and Anne Tresset.

El libro de resúmenes del congreso se puede descargar en:
https://www.uhi.ac.uk/en/archaeology-institute/events/association-for-environmental-archaeology-conference-2016