sábado, agosto 30, 2008

Troncos fósiles en el Eoceno Inferior del Ártico

El comienzo del Eoceno, hace aproximadamente 57-55 millones de años se produjo el máximo calentamiento de la Tierra en el Fanerozoico. La temperatura fue incluso más elevada que en la época de los Dinosaurios. Estas temperaturas altas se reconocen en todo el globo, como demuestra por ejemplo la presencia de bosques tropicales con primates y cocodrilos en el centro de Alemania (Messel). Hay muchas evidencias de este óptimo del clima a las que se añade un nuevo registro encontrado en la isla Ellesmere. Esta isla canadiense se encuentra cerca del Polo Norte (en el Circulo Polar) siendo un lugar prácticamente inexplorado, pero la desaparición del hielo ártico está permitiendo acceder a zonas desconocidas hasta el momento para la geología.

Un equipo de científicos alemanes del Instituto Federal de Ciencias Geológicas y Materias Primas de Hannover (Alemania) han descubierto en esta isla numerosos troncos (“bosque fósil”) de gran tamaño y magnífica conservación como se puede ver en la fotografía. Algunos se encuentran en posición de vida con más de un metro conservado en el interior del sedimento. También se pueden reconocer perfectamente sus anillos de crecimiento. La abundancia de troncos indica que esta remota zona había un bosque de coníferas al comienzo del Eoceno. Se ha podido reconocer entre los troncos la presencia de parientes cercanos de las sequoias, unas gigantescas coníferas que actualmente vive en los bosques de California. Se trata, por tanto, de una nueva evidencia que al comienzo del Eoceno, el Polo Norte carecía de hielos permanentes y la temperatura era mucho más alta que la actual.