sábado, mayo 30, 2009

Galileo y Darwin

En el año 1609 Galileo Galilei apuntó por primera vez al cielo con un telescopio. Fue el comienzo de 400 años de descubrimientos que aún continúan. El 27 de Octubre de 2006 la Unión Astronómica Internacional (UAI) anunció la declaración por la UNESCO del 2009 como el Año Internacional de la Astronomía (IYA2009). Como ya sabéis es también el año que se celebra los doscientos años del nacimiento de Charles Darwin y los ciento cincuentas años de la publicación del Origen de las Especies. El astrofísico Antonio Claret nos ha deleitado con un artículo que une las dos celebraciones.

Os adjuntamos algunas partes del texto para animaros la lectura de este interesante artículo: Una relación Darwin-Astrofísica sería la ideal. Pero, ¿existe? Vayamos por partes. Muchas personas se habrán preguntado a lo largo del tiempo cómo Darwin llegó a la formulación de su teoría de la evolución. Siento que, para algunos, lo que voy a contar suene como una abrupta rotura de la romántica imagen del científico solitario pensando sobre un determinado asunto. La teoría de la evolución estaba ya en el aire y no fue, ni mucho menos, un conejo sacado de la chistera victoriana de Darwin. Las nuevas ideas circulaban entre los medios académicos siendo uno de sus abanderados el Caballero de Lamarck cuya teoría, basada en la ley del uso y del desuso, ya tenía sus seguidores y detractores. Tal teoría, sin embargo, diferenciaba claramente de la de Darwin por el mecanismo evocado que conllevaría a la evolución de las especies.

Se puede descargar el artículo en: www.csic.es/unawe/articulos/darwin.pdf