jueves, junio 02, 2011

Mujeres viajeras


El jueves 2 de junio ha aparecido en la revista Nature un sugerente artículo, liderado por Sandi R. Copelado, dedicado a los patrones de movilidad geográfica de los machos y las hembras de las especies
Paranthropus robustus y Australopithecus africanus. La forma de abordar el problema es muy ingeniosa y los resultados revisten un enorme interés. La investigación ha tenido como objetivo medir las proporciones entre los isótopos del estroncio denominados 87Sr (isótopo pesado) y 86Sr (isótopo ligero) de las coronas dentales de 11 individuos de P. boisei procedentes del yacimiento de Swartkrans (datados en alrededor de 1’8 millones de años) y 8 ejemplares de A. africanus del Miembro 4 del yacimiento de Sterkfontein (alrededor de 2’2 millones de años).

La proporción entre los isótopos pesado y ligero del estroncio que encontramos en las coronas dentales de los mamíferos es la misma que la de los tejidos de las plantas de las que se alimentaban cuando dichas coronas se estaban formando (o de las plantas de las que se alimentaban sus presas, en el caso de los depredadores). A su vez, las plantas extraen el estroncio del sustrato sobre el que viven y por tanto presentan la misma proporción isotópica que éste. Por otro lado, la naturaleza geológica del terreno determina variaciones geográficas en las proporciones isotópicas del estroncio, pues distintos tipo de rocas presentan proporciones isotópicas diferentes. Teniendo todo ello en cuenta, es posible determinar si una determinada corona se formó cuando el animal vivía, o no, en determinada área geográfica, comparando las proporciones isotópicas del estroncio de la corona dental con la correspondiente a la del área geográfica en cuestión.

El resto del comentario en Aragosaurus.