miércoles, diciembre 07, 2011

Crónica de la X reunión de la Asociación española para el estudio y conservación de mamíferos


Nuestra aragosaurera Gloria Cuenca estuvo en la X reunión de la asociación española para el estudio y conservación de mamíferos (SECEM) se celebró en Fuengirola (Málaga) los pasados 3 al 6 de diciembre de 2011. Nos ha mandado una crónica de lo que se cocio ese fin de semana.

Los micromamíferos cuaternarios ibéricos están representados por cerca de un centenar de especies, incluidos insectívoros (musarañas y erizos), quirópteros (murciélagos), roedores (ardillas, ratones, topillos) y lagomorfos (conejos y liebres). En paleontología nos referimos a estos cuatro grupos de mamíferos como “micro” porque se requieren técnicas micropaleontológicas para su estudio como es la concentración de los restos fósiles mediante las técnicas de lavado-tamizado de sedimentos y su posterior análisis mediante lupas binoculares, microscopios electrónicos y otras técnicas que requieren el uso de instrumental óptico y de escaneo de precisión. Los restos fósiles de cualquiera de estos grupos suele ser menor de 1-2 centímetros y en su mayoría no superan el milímetro. Son la nannociencia de la paleontología. Como muchos mamíferos cuaternarios tienen representantes actuales, es interesante estar al tanto de los estudios sobre los que viven hoy en la Península Ibérica. Por ello, y con el objeto de conocer dos de los aspectos que más nos interesan a la hora de analizar los mamíferos cuaternarios, su ecología y distribución geográfica, nos hemos acercado a Fuengirola donde se ha celebrado este año la reunión de la SECEM.

Vamos a hablar brevemente sobre algunas aportaciones novedosas así como de la creación de un grupo nuevo dentro de sociedad, el llamado grupo de insectívoros y roedores, cuyo representante será Antoni Arrizabalaga, del Museo de Granollers de Barcelona, quien junto con su equipo ha analizado las comunidades de micromamíferos actuales de Cataluña a partir del estudio de las egagrópilas y también, como novedad, de los excrementos de la gineta. Tanto los restos que regurgitan las rapaces, las egagrópilas, como los excrementos de gineta, tienen el inmenso valor de preservar prácticamente intactos los huesos de los pequeños mamíferos por lo que su estudio permite conocer buena parte de la composición de pequeños vertebrados que viven en una región.

La buena noticia es que la producción de egagrópilas y excrementos de pequeños mamíferos son una de las fuentes principales de acumulación de restos de micromamíferos y una de las causas principales de la formación de yacimientos. Desafortunadamente para los cuaternaristas, la gineta es un pequeño carnívoro que ha sido introducido recientemente en España, por lo que no es la responsable de la formación de yacimientos cuaternarios.


El resto en Aragosaurus