lunes, septiembre 03, 2012

Impresion de piel de un reptil triásico

Los aragosaureros están que no paran. Acaba de salir publicado un trabajo liderado por Ignacio Díaz Martínez (Ina) de la Universidad de la Rioja sobre la primera icnita mesozoica que se publico en nuestro país. Se trata de un molde de una pisada de un reptil triásico que conserva la impresión de la piel. Una verdadera maravilla. En el trabajo también ha participado Adán Pérez de la Universidad Complutense de Madrid.

Salvador Calderón y Arana publicó en 1897 esta icnita, lo que suponía la primera cita de una icnita de vertebrado en nuestro país. Lo describe como un pie petrificado de un gran animal. El ejemplar se había recogido en los niveles del Buntsandstein (Triásico Inferior) de Rillo de Gallo (Guadalajara). El nivel concreto se desconoce pero podría venir de la Formación arcillas y areniscas de Rillo (Anisiense medio-Landiense). Se trata de una icnita izquierda aislada que Calderón clasifico como “Cheirotherium sp.” Este ejemplar histórico ha sido citado posteriormente en muchos trabajos pero no había sido estudiado en detalle. Se encuentra depositado en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid, lo que he permitido a nuestros colegas hacer una descripción en detalle. Además realizan un análisis de la bibliografía de las icnitas descritas similares citadas en España.


Como se puede ver la conservación es excepcional. Al ser un molde de la pisada, lo que se ha conservado es el “pie del animal”. El detalle es tan preciso, que se puede ver las impresión de la piel formado por pequeños polígonos de tamaño parecido (entre 2 y 4 mm). Se encuentran distribuidos por todo lo que sería la planta del pie. En el lateral de la icnita se observan estrías formadas por estos polígonos al penetrar en el barro algo consolidado. La icnita está formada por cuatro dedos (I-IV) dirigidos hacía delante y el quinto (V) dirigido hacia el lateral. La morfología de este icnita no es exactamente igual a la Chirotherium, como generalmente se ha considerado. La diferencias en la longitud de los dedos hace dudar de esta clasificación. Por eso parece más adecuado clasificarla como perteneciente a un quirotérido indeterminado.

El mundo del Triásico supuso una gran radiación de los reptiles, además de los dinosaurios evolucionaron muchos otros grupos que no tuvieron su éxito evolutivo. Las icnitas de quirotéridos pertenecen a uno de esos reptiles. Se ha especulado mucho sobre sus productores. Serían animales cuadrúpedos relacionados con los tecodontos, o similares. En los últimos años se ha apuntado que podían ser miembros del clado Crurotarsi, son un grupo de archosauriformes que hoy en día incluye a los cocodrilos. Este nombre ya no es más familiar.

El Triásico español, tanto de icnitas, como de huesos es un gran desconocido en comparación con otros lugares. Fósiles interesantes hay, afloramientos con posibilidades también existen, sin duda nuestro país puede ayudar en solucionar estos problemas sobre el productor de las icnitas de quirotéridos...

La referencia completa es: Díaz-Martínez, I., Pérez-García, A. 2012. Historical and comparative study of the first spanish vertebrate paleoichnological record and bibliographic review of the spanish chiroteriid footprints. Ichnos 19, 141-149.