jueves, enero 10, 2013

Como se forman las cáscara de huevo de los dinosaurios

Un estudio sobre cáscaras de huevo utilizando novedosas técnicas de microscopía electrónica, liderado por el aragosaurero Miguel Moreno-Azanza, ha permitido desentrañar los mecanismos de formación de la cáscara de huevo de los dinosaurios e identificar la existencia de diferentes estrategias de incubación en diferentes dinosaurios. El trabajo aparece esta semana publicado en la prestigiosa revista Journal of Vertebrate Paleontology.

El estudio, parte de la tesis doctoral de miguel Moreno, y llevado a cabo en colaboración entre las universidades de Liverpool y Zaragoza, se ha realizado mediante el uso de técnicas de microscopía que, si bien son comunes en otros campos de la ciencia, como la ciencia de materiales, sólo recientemente se han aplicado al estudio de materiales fósiles. Estás técnicas, las Imágenes de Contraste de Orientaciones y la Difracción de Electrones Retrodispersados, permiten caracterizar la disposición espacial de los cristales de calcita que conforman la cáscara de huevo. Analizando las relaciones entre estos cristales, los investigadores han reconstruido los procesos que condujeron a la formación dela cáscara. Los especímenes elegidos, una cáscara de Prismatoolithidae, una oofamalia relacionada con los terópodos, y un fragmento de cáscara de huevo de hadrosaurio (cf. Maiasaura) se seleccionaron por tratarse de dos grupos muy separados dentro de los dinosaurios.

De este modo se ha visto que los dinosaurios terópodos, incluyendo las aves actuales y los dinosaurios terópodos que habitaron el Cretácico Inferior turolense, generan unas cáscaras de huevo extremadamente duras, que permiten que los individuos adultos se sienten sobre los huevos para incubarlos, pero que para ser rotas por los bebes requieren normalmente que estos estén bien desarrollados en el momento del nacimiento. Sin embargo, los dinosaurios hadrosaurios utilizan por un control biológico más estricto de la formación de la cáscara que introduce defectos en su estructura y permite que los huevos sean más frágiles. Esto puede parecer a simple vista una desventaja, ya que impide que los adultos se sienten sobre los huevos para incubarlos y protegerlos, pero también permite el nacimiento de individuos más inmaduros que completarán su desarrollo dentro del nido, como se ha observado en los famosos ejemplares de Maiasaura de Montana.

La referencia completa del trabajo es:
Moreno-Azanza, M., Mariani, E., Bauluz, B., Canudo, J.I. (en prensa). Growth mechanisms in dinosaur eggshells: an insight from electron backscatter diffraction. Journal of Vertebrate Paleontology, 33(1): 121-130