lunes, junio 03, 2013

 En el año 1967 el paleontólogo Miquel Crusafont describió una nueva especie de primate a partir de un único diente: un molar encontrado en Sant Cugat de Gavadons que asignó a la especie Pseudoloris reguanti. Este fósil único desapareció de la colección del Institut de Paleontologia de Sabadell. Más de 40 años después, investigadores del ICP han identificado varios dientes de Pseudoloris en las colecciones del Museo de Historia Natural de Basilea (Suiza) que han permitido volver a describir la especie y sospechan que uno de las molares estudiados podría ser el mismo diente perdido de Crusafont. Os adjuntamos la nota de prensa que ha preparado el ICP.

Los primeros estudios de primates del Eoceno en la Península Ibérica fueron llevados a cabo durante los años 60 por el Institut de Paleontologia de Sabadell, centro que precedió al actual Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP). En aquella época, el Dr. Miquel Crusafont-Pairó y su equipo descubrieron varios yacimientos como los de Sant Cugat de Gavadons, Las Saleres o Sossís y en estos primeros estudios describieron especies nuevas como Agerinia roselli, Arisella capellae, Pivetonia isabenae o Pseudoliris reguanti. En algunos casos, estas especies fueron descritas a partir de un único fósil; ese es el caso de P. reguanti que Crusafont describió a partir de un molar inferior.

En paleontología, un holotipo es un fósil utilizado o designado como modelo de una determinada especie. El holotipo de P. reguanti era este molar encontrado por Crusafont en Sant Cugat de Gavadons en 1967 y que pasó a formar parte de la colección del Instituto. A lo largo de los años, la validez de esta especie ha sido discutida en varias publicaciones científicas debido a la escasez de material disponible, pero sobretodo porque este diente nunca más pudo ser estudiado al desaparecer de la colección del Instituto. Un préstamo no devuelto es la causa más probable de esta desaparición.


Recientemente, investigadores del ICP han identificado nuevos dientes de Pseudoloris en las colecciones del Museo de Historia Natural de Basilea, en Suiza. Raef Minwer-Barakat, Judit Marigó y Salvador Moyà-Solà publican este hallazgo en un artículo en la revista American Journal of Physical Anthropology donde describen de nuevo la especie a partir de estos restos y le asignan un neotipo (el fósil que sirve para caracterizar una especie cuando el fósil original que sirvió para describirla se ha perdido o está dañado). Entre los nuevos restos estudiados hay dos molares, uno de los cuales podría corresponder al que desapareció de la colección del ICP.

Sobre si se trata del mismo diente o no, el investigador principal del estudio, Raef Minwer-Barakat, ha comentado que "sospechamos que se trata del mismo fósil, ya que tiene las mismas dimensiones que el holotipo descrito por Crusafont, pero es imposible asegurarlo ya que Miquel Crusafont sólo describió el diente y no dejó ningún dibujo que nos permita compararlo con el de la colección de Basilea". Durante los años 70, investigadores del Institut de Paleontologia de Sabadell y el Museo de Basilea colaboraron en diversas investigaciones, lo que podría explicar que el fósil original hubiese sido trasladado a Suiza. Desde el año 1999 cualquier nueva especie que se describa en una publicación científica debe ir acompañada de una imagen del holotipo.
Sea o no sea el mismo diente, los investigadores del ICP han designado este molar como neotipo, lo que ha permitido redescribir la especie y que ésta pueda ser comparada con otras especies del mismo género como Pseudoloris parvulus o Pseudoloris crusafonti. Este neotipo seguirá formando parte de la colección del museo suizo.

El género Pseudoloris pertenece a la familia Omomyidae, que comprende algunas de las formas más antiguas del orden de los primates y a la subfamilia Microchoerinae, un grupo que sólo se ha encontrado en Europa durante el Eoceno (hace entre 55 y 33 millones de años), aunque algunos géneros (Pseudoloris entre ellos) los encontramos en la Península Ibérica hasta comienzos del Oligoceno (hace unos 30 millones de años). Allí donde se ha encontrado (España, Francia, Inglaterra y Alemania), los restos suelen ser escasos.

Las diferentes especies de Pseudoloris eran primates pequeños, que pesaban alrededor de unos 40 gramos y se cree que tenían un modo de vida similar a los actuales gálagos: de vida nocturna y con una dieta basada principalmente en insectos. A nivel morfológico Pseudoloris tendría algunos rasgos muy parecidos a los actuales tarsios.

+ info: Minwer-Barakat, R., Marigó, J. and Moyà-Solà, S. (2013), Redescription and designation of a neotype for Pseudoloris reguanti Crusafont-Pairó, 1967, an Eocene primate from the Iberian Peninsula. Am. J. Phys. Anthropol., 151: 245–251. doi: 10.1002/ajpa.22277