jueves, noviembre 12, 2015

el pez triásico que no se comio al pterosaurio... aunque lo parecía

La imagen pretende plasmar uno de esos momentos mágicos en los que queda fosilizado un momento en la historia de la vida. Esta ilustración de un pterosaurio atacado por un pez (Roberto Zanella, cedida por cortesía del Museo Friulano di Storia Naturale, Udine, Italia) fue el resultado de la interpretación de una acumulación de huesos del Triásico italiano como el resultado de una regurgitación gástrica de un pez que se  había comido un pterosaurio. Un nuevo estudio ha demostrado que en realidad estos huesos pertenecen a un pequeño reptil del grupo protorosaurios (que no era volador), pero la interpretación de la regurgitación se mantiene. Os adjuntamos la nota de prensa del ICP.

Del mismo modo que los huesos, los dientes, las huellas o incluso los excrementos de los animales del pasado fosilizan y son objeto de estudio de los paleontólogos para reconstruir el pasado, el alimento no digerido también aporta valiosa información sobre la fauna que en otros tiempos habitó en el planeta. Excepcionalmente, el registro fósil proporciona restos de alimentos regurgitados por otros animales, es decir, expulsados por la boca cuando ya han pasado por el esófago o el estómago. El estudio publicado en la revista PLOS ONE por un equipo internacional de investigadores se centra en una pequeña acumulación de huesos regurgitados que se encontró en 1989 cerca del municipio de Preone (Udine, en el noreste de Italia).

En el primer artículo científico que se publicó ese mismo año sobre este fósil, los restos se identificaron y describieron como un caso excepcional de contenido gástrico fosilizado formado por restos de huesos de pterosaurio, un grupo de reptiles voladores que vivieron durante casi todo el Mesozoico (hace entre 252 y 66 millones de años). El animal habría sido capturado y parcialmente comido por un pez de dimensiones considerables. Con la tecnología disponible en ese momento, los restos se asignaron al único pterosaurio que se había descrito en esta zona, Preondactylus buffarinii. Esta hipótesis dio lugar a la reconstrucción que muestra la imagen.

Los investigadores del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) han vuelto a estudiar los restos, en esta ocasión utilizando un aparato de tomografía computarizada que ha permitido obtener imágenes de alta resolución de la muestra y, especialmente, del interior de la cara oculta de la pieza, revelando rasgos anatómicos previamente desconocidos. Y han llegado a una conclusión diferente. "El estudio anatómico de estas imágenes, no sólo no apoya la hipótesis de que se trate de un pterosaurio, sino que ha revelado cierta afinidad con el grupo de los protorosaurios y, más concretamente, con la especie Langobardisaurus pandolfii", explica Borja Holgado, investigador principal del estudio.

El nuevo estudio ha revelado características propias de este grupo en los huesos anteriormente atribuidos al pterosaurio. "La morfología de las vértebras alargadas ahora identificadas como cervicales y las facetas articulares (las superficies donde se articulan las vértebras) de las dorsales son los rasgos más destacados que han permitido esta nueva interpretación del espécimen", comenta el investigador. Los protorosaurios son un grupo de reptiles de cuello largo parecidos a los actuales lagartos que vivieron desde finales del Pérmico hasta finales del Triásico, hace entre 260 y 210 millones de años, poco antes de que los dinosaurios dominaran todos los ecosistemas terrestres. –

El investigador Fabio M. Dalla Vecchia, que también ha participado en la investigación, es uno de los investigadores que en los años 90 había asignado los restos a un pterosaurio y fue él mismo quien propuso la revisión de este fósil. "El trabajo actual confirma que es una regurgitación gástrica posiblemente producida por un pez de grandes dimensiones, como ya apuntamos en el primer estudio", expone Dalla Vecchia. Las rocas donde el fósil fue encontrado tienen orígenes marinos, pero no hay evidencia de reptiles marinos depredadores a la formación geológica de donde proviene el espécimen ni a unidades coetáneas de una amplia zona alrededor del afloramiento. "En consecuencia, un pez es el mejor candidato como productor de este resto", expone Dalla Vecchia.

+ info: Holgado B, Dalla Vecchia FM, Fortuny J, Bernardini F, Tuniz C (2015) A Reappraisal of the Purported Gastric Pellet with Pterosaurian Bones from the Upper Triassic of Italy. PLoS ONE 10(11):e0141275. doi: 10.1371/journal.pone.0141275