domingo, julio 27, 2008

Pisando fósiles en la entrada del Acuario de San Sebástian

En la Web del Diario Vasco hemos leído una noticia curiosa sobre todo para los vecinos de San Sebástian y para los muchos turistas que se bañan en la Concha y se acercan hasta el Acuario. En la web se puede conocer toda la historia de este caso de Paleontología Urbana, pero os hacemos un extracto de algunas partes de la noticia.

"Todo comenzó hace pocas semanas, cuando Luis Ignacio Viera, del Departamento de Geología de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, paseaba con su esposa por el oriente de la bahía de La Concha. El paleontólogo y su cónyuge estaban ascendiendo las escaleras que conducen al paseo Nuevo cuando ésta se percató de unas curiosas marcas en los peldaños de piedra. La sorpresa de ambos fue máxima pues se encontraban ante un grupo de cuatro fósiles de caracolas que el azar había colocado ahí.

El paleontólogo lanza una recomendación para visualizar mejor este prodigio de tiempos remotos: «Les animo a que vayan a verlas, y si ha llovido y la piedra está mojada, mejor que mejor: la calcita blanca de las conchas resaltará aun más sobre el fondo negro de la roca. Pero ante todo, cada vez que pasen por esos peldaños, piensen que están caminando sobre antiquísimos barros del fondo del mar de la época de los Dinosaurios. Si así lo hacen se habrán convertido en paleontólogos urbanos, uno de esos tipos raros que van mirando al suelo esperando que las rocas les cuenten las historias de otro tiempo».